51 millones de personas vieron el debate presidencial de CNN entre Biden y Trump

Will Lanzoni/CNN via CNN Newsource

Por Sofía Benavides

(CNN) -- El debate de la noche del jueves en CNN entre el presidente Joe Biden y el expresidente Donald Trump fue visto por 51,27 millones de espectadores por televisión, según cifras preliminares de Nielsen.

El debate de 90 minutos, que conmocionó al mundo político, se transmitió simultáneamente a través de 22 cadenas. CNN, que organizó el debate desde sus estudios de Atlanta, ofreció una transmisión en vivo de la transmisión a cualquier cadena de forma gratuita, pero con condiciones estrictas sobre su presentación y marca.

En televisión, CNN atrajo a 9,53 millones de espectadores en su canal insignia, incluidos tres millones en el codiciado grupo demográfico de 25 a 54 años, dijo la cadena este viernes. El canal de entrevistas de derecha Fox News atrajo a 9,276 millones de espectadores, ABC News a 9,21 millones de espectadores y MSNBC atrajo a 4,122 millones de espectadores.

La transmisión también atrajo la mayor audiencia registrada para CNN en el servicio de transmisión Max, aunque la cadena no reveló cifras de audiencia.

Los casi 48 millones de personas que vieron el debate del jueves por la noche por televisión representan una caída del 35% en audiencia con respecto a 2020, cuando más de 73 millones de personas vieron el primer debate entre Trump y Biden en todas las cadenas de televisión. En 2016, una cifra récord de 84 millones sintonizaron el primer debate entre Hillary Clinton y Trump.

Si bien menos estadounidenses vieron el debate por televisión que en años electorales anteriores, millones más lo vieron en plataformas digitales.

CNN dijo que el evento generó más de 30 millones de visitas en sus productos digitales y en YouTube. "En todas las plataformas digitales de CNN el debate fue el más grande jamás realizado por CNN y empató con nuestro evento de transmisión en vivo más grande hasta la fecha con 2,3 millones de vistas en vivo simultáneas a las 9:47 p.m.", dijo la cadena.

Para CNN, el debate del jueves por la noche fue un golpe de marketing, que se produjo en un momento crucial para la cadena mientras trabaja para revertir la caída del ratings y se embarca en una estrategia para revolucionar el funcionamiento de cuatro décadas de existencia en la era digital.

El anterior programa más visto en la historia de CNN había ocurrido en 2015, cuando un debate republicano en el que participaron Trump y una serie de rivales republicanos tuvo un promedio de 23,1 millones de espectadores.

El enfrentamiento del jueves en horario estelar supuso una ruptura con la tradición del debate sobre las elecciones generales, que durante mucho tiempo ha sido organizado por la Comisión no partidista de Debates Presidenciales y compartido con las cadenas de televisión. Si bien los debates primarios tradicionalmente sí son organizados por cadenas individuales, los candidatos y CNN rompieron la tradición al correr por completo a la comisión de la ecuación, celebrando el debate antes de que los candidatos fueran siquiera oficialmente los nominados de sus partidos.

El debate representa un estímulo muy necesario para CNN, que ha visto caer sus índices de audiencia después de cambios en su programación al aire y a medida que los espectadores de televisión tradicionales cortan cada vez más el cable en favor de los servicios de streaming.

Los ciclos de elecciones presidenciales suelen dar lugar a una bonanza de rating para las redes de noticias, ya que las audiencias sintonizan para ver el desarrollo de la campaña, pero hasta ahora 2024 ha demostrado ser la excepción, ya que prácticamente todos los medios de noticias han experimentado una disminución en la audiencia con respecto a 2020.

Si bien gran parte de la atención después del debate se centró en el desempeño de Biden, el enfoque de no intervención de CNN en la verificación de hechos durante el debate provocó algunas críticas.

"Me gustaría que los moderadores de CNN verificaran más los hechos, permitiendo que la audiencia sepa cuando se dicen cosas que son rotundamente falsas", escribió el columnista del New York Times Nicholas Kristof. "No estoy seguro de cómo ayuda que una plataforma transmita falsedades disfrazadas de hechos".

Antes del evento, el director político de CNN, David Chalian, dijo que la cadena limitaría la verificación de hechos desde el escenario, con el objetivo de que los candidatos lidien con los problemas y que los moderadores "no se conviertan en participantes de ese debate".

Los moderadores Jake Tapper y Dana Bash adoptaron un enfoque deliberado durante las preguntas, haciendo un seguimiento cuando los candidatos no respondían las preguntas y controlando el tiempo de palabra asignado. En un momento, Bash presionó a Trump tres veces sobre si aceptaría el resultado de las elecciones de 2024.

"Estamos muy orgullosos de Jake y Dana", dijo un portavoz de CNN. "Nuestro trabajo era asegurarnos de que los candidatos fueran escuchados para que los votantes pudieran tomar decisiones informadas y estamos contentos de haber podido hacerlo".

The-CNN-Wire™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Comparte este artículo: