Línea Directa: 414-777-5818 | TuVoz@telemundowi.com
Patrocinado Por:

7 conclusiones de la primera noche del debate demócrata

Por dzaratsian

Detroit, Michigan (CNN) — Un puñado de aspirantes moderados con bajas cifras en las encuestas esperaban abrirse paso en un atestado campo demócrata durante el debate del martes enfrentando a los candidatos de primer nivel en el escenario, como la senadora de Massachusetts Elizabeth Warren y el senador de Vermont Bernie Sanders.

Warren y Sanders resistieron los ataques y contraatacaron mucho más fuerte.

Los dos aspirantes más progresistas en el campo demócrata 2020 alcanzaron tonos inspiradores, y Warren instó a los demócratas a ser “el partido del gran cambio estructural”. Ambos se ganaron a la multitud mientras debatían con críticos moderados que intentaron cuestionar su capacidad de hacerse elegir y la viabilidad de sus ideas, pero no lograron golpear a ninguno de los candidatos ni una sola vez.

En el proceso, podrían haber aliviado los temores de los votantes primarios de que sus propuestas políticas serían objetivos listos para el ataque del presidente Donald Trump y el Partido Republicano en una elección general.

Por su parte, los moderados retrocedieron mientras trataban de definirse en temas como el del cuidado de la salud y en despenalizar la frontera. Sin embargo, en su mayoría, el hecho de resaltar las diferencias ideológicas dentro del partido ofreció a Warren y Sanders un ajuste para enfrentamientos de mayor riesgo en unos meses contra el líder demócrata, el ex vicepresidente Joe Biden.

Aquí hay siete conclusiones del martes por la noche, la primera de dos noches del debate demócrata de CNN en Detroit:

1. Warren y Sanders aplastaron a sus críticos

El argumento del exrepresentante de Maryland John Delaney a favor del pragmatismo a mitad del debate desató a Warren y ella logró dar un golpe fuerte.

“No entiendo por qué alguien se toma la molestia de postularse para presidente de Estados Unidos solo para hablar de lo que realmente no podemos hacer y por lo que no debemos luchar”, dijo Warren.

La multitud estalló. Antes de que terminara el debate, la página de Delaney en Wikipedia había sido actualizada para decir que había muerto a manos de Warren en Detroit.

No fue la única vez que Warren se enfrentó a Delaney. Al principio, Warren dijo que los ataques a su propuesta de “Medicare para todos” son “puntos de conversación republicanos”.

Luego hubo una respuesta de Sanders cuando el representante de Ohio, Tim Ryan, le dijo “usted no lo sabe” cuando cuestionó la cobertura que proporcionaría Medicare para todos.

“Lo sé. Escribí el maldito proyecto de ley”, respondió Sanders.

Las imágenes también fueron memorables. Sanders en un momento levantó las manos hacia Hickenlooper. Warren se frotó las manos ante la idea de implementar su impuesto sobre el patrimonio del 2% sobre la fortuna personal de 65 millones de dólares de Delaney.

Todos —Delaney, Ryan, el exgobernador de Colorado John Hickenlooper y el gobernador de Montana Steve Bullock— se fueron contra Sanders y Warren. Delaney comenzó el debate comparando a los dos con los nominados demócratas fracasados George McGovern (1972), Walter Mondale (1984) y Michael Dukakis (1988).

El problema que enfrentan los moderados es que sus argumentos consistieron en gran medida en advertencias terribles sobre las consecuencias políticas de moverse demasiado a la izquierda. No ofrecieron a los votantes demócratas una visión alternativa para una país posterior a Donald Trump.

Es por eso que ninguno de ellos dio golpes reales a Warren o Sanders durante toda la noche. En todo caso, el combate con el cuarteto de bajo sondeo sirvió para agudizar a Warren y Sanders para las peleas contra oponentes más fuertes por delante.

2. No hubo enfrentamiento entre Warren y Sanders

Los dos mejores progresistas en el campo demócrata fueron colocados uno al lado del otro el martes por la noche. Pero no mostraron interés por una pelea entre ellos.

En cambio, Warren y Sanders se mantuvieron unidos en gran medida, superando a los críticos moderados toda la noche.

Los dos están cortejando a diferentes votantes en este momento, pero eventualmente, uno de ellos necesitará consolidar el apoyo progresivo para ganar la nominación demócrata.

Aún así, el martes por la noche mostró que el tiempo para volverse el uno contra el otro podría estar a meses de distancia. Ambos son considerados candidatos de primer nivel que votan de manera viable y están recaudando dinero de manera efectiva, y ambos parecen creer que es demasiado pronto para correr ese riesgo.

3. ‘Oscura fuerza psíquica’

La autora Marianne Williamson proporcionó uno de los momentos más memorables de la noche cuando abordó la crisis del agua en Flint, Michigan, con una conmovedora condena del racismo ambiental y el enfoque de otros candidatos para hablar sobre ello.

“Esto es parte de la parte más oscura de la sociedad estadounidense, el racismo, la intolerancia y toda la conversación que tenemos aquí esta noche. Si creen que alguna de estas tonterías va a lidiar con esta oscura fuerza psíquica del odio colectivo que este presidente está criando en este país, entonces me temo que los demócratas van a ver algunos días muy oscuros”, dijo.

“Necesitamos decirlo como es”, dijo Williamson. “Es más grande que Flint. Está en todo este país. Es particularmente gente de color. Es particularmente gente que no tiene dinero para defenderse, y si los demócratas no comienzan a decirlo, ¿por qué esa gente sentiría que están allí para nosotros? Y si esas personas no lo sienten, no votarán por nosotros y Donald Trump ganará”.

La respuesta fue un recordatorio de cuán poderosa puede ser la perspectiva de un ‘outsider’ político en las elecciones presidenciales. Williamson es una posibilidad remota con bajas opciones según las encuestas, pero generó revuelo con su condena de la “duda” sobre el racismo.

4. Los que buscaron un punto medio en el tema de los servicios de salud

El debate comenzó con una batalla por los servicios de salud dominado por Sanders y Warren en defensa de ‘Medicare para Todos’ contra Delaney, Hickenlooper y el gobernador de Montana Steve Bullock, quienes lo consideraron políticamente tenso en una elección general.

El exrepresentante de Texas Beto O’Rourke y el alcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg, buscaron puntos intermedios, y sus respuestas sobre la atención médica subrayaron dónde están tratando de encajar en el campo demócrata.

O’Rourke promocionó un plan llamado “Medicare para América”. Inscribiría a estadounidenses no asegurados en Medicare, y permitiría que aquellos que no estén satisfechos con su seguro privado opten por Medicare, al tiempo que conservan un seguro privado para aquellos que desean conservarlo.

“Nuestro plan garantiza que todos estén inscritos en Medicare o que puedan mantener su seguro patrocinado por el empleador”, dijo.

  • Mira: “Los crímenes de intolerancia aumentan en este país”

Buttigieg abogó por un enfoque similar, y dijo que los demócratas deberían dejar de preocuparse por ser llamados socialistas por los republicanos por las políticas de atención médica que respaldan.

“Si es cierto que si adoptamos una agenda de extrema izquierda, van a decir que somos un grupo de socialistas locos. Si adoptamos una agenda conservadora, ¿sabes lo que van a hacer? Van a decir que somos un grupo de socialistas locos”, dijo. “Así que defendamos la política correcta, salgamos a defenderla”.

5. Argumentos a favor de los desagravios

Cuando se le preguntó sobre el racismo, O’Rourke fue el primer demócrata en el escenario en abogar por un paso hacia los desagravios.

“La base misma de este país, la riqueza que hemos construido, la forma en que nos convertimos en el país más grande en la faz del planeta, estaba literalmente en la espalda de aquellos que fueron secuestrados y traídos aquí por la fuerza”, dijo.

O’Rourke dijo que respalda la legislación de la representante de Texas Sheila Jackson Lee que crearía una comisión para estudiar las reparaciones.

Fue un momento efectivo para O’Rourke, quien, como Buttigieg, Williamson y la senadora de Minnesota Amy Klobuchar, no terminó siendo parte de los memorables enfrentamientos con otros candidatos, porque no encajaban en el tema de progresivos contra moderados que Warren, Sanders y sus críticos establecieron desde el principio.

Williamson también tuvo su momento mientras defendía su plan de ofrecer reparaciones de 200.000 millones a 500.000 millones de dólares.

“Necesitamos reconocer que cuando se trata de la brecha económica entre negros y blancos en Estados Unidos, proviene de una gran injusticia que nunca se ha tratado”, dijo.

6. Tratando de figurar

La senadora Amy Klobuchar luchó más para entrar en acción. No atacó a Warren y Sanders como lo hicieron los demás, y hay razones para su enfoque: Klobuchar podría terminar siendo una candidata viable para la nominación vicepresidencial. Pero ella replanteó un terreno moderado en su declaración de apertura.

“Aquí vas a escuchar muchas promesas, pero voy a decirte esto”, dijo. “Sí, tengo ideas audaces, pero están basadas en la realidad. Y sí, haré algunas promesas simples. Puedo ganar esto. Soy del Medio Oeste. Y he ganado todas las campañas, en todos los lugares, todas las veces”.

El mejor momento de Buttigieg llegó cuando propuso una reforma estructural al sistema político estadounidense, el tema en el que sus propuestas han sido las de mayor alcance en el campo demócrata.

“Por supuesto, necesitamos sacar dinero de la política, pero cuando propongo las reformas democráticas estructurales reales que podrían marcar la diferencia: terminar con el colegio electoral, enmendar la Constitución si es necesario para desaparecer Citizens United, hacer que (Washington) DC sea realmente un estado, y despolitizar a la Corte Suprema con la reforma estructural. La gente me mira con gracia, como si este país fuera incapaz de una reforma estructural”, dijo Buttigieg.

“Este es un país que una vez cambió su Constitución para que no pudieras beber y lo volvió a cambiar porque cambiamos de opinión y me dices que no podemos reformar nuestra democracia en nuestro tiempo. Tenemos que hacerlo o seguiremos teniendo el mismo argumento dentro de 20 años”.

7. División ideológica sobre la despenalización de la frontera

Reflejando el debate sobre la atención médica, los progresistas y los candidatos más moderados se dividieron sobre la cuestión de si despenalizar el cruce ilegal de personas en la frontera.

Warren dijo que la ley actual “le ha dado a Donald Trump la herramienta para separar familias”. Sanders también dijo que despenalizaría el cruce ilegal en la frontera.

Pero los candidatos más moderados dijeron que retendrían las leyes contra el cruce ilegal de la frontera.

“Podemos discutir sobre los puntos más delicados de qué partes deben ser manejadas por la ley civil y penal”, dijo Buttigieg.

Luego agregó: “Si se trata de un fraude, eso es adecuado para el estatuto penal. De lo contrario, debe ser manejado bajo la ley civil”.

O’Rourke dijo que renunciaría a las tarifas de la tarjeta de residencia, daría a los llamados “Dreamers” —inmigrantes indocumentados que fueron traídos a Estados Unidos cuando eran niños— ciudadanía, facilitará el proceso de búsqueda de asilo y ayuda a los países centroamericanos en dificultades.

“Entonces, espero que la gente venga aquí, siga nuestras leyes, y nos reservamos el derecho de enjuiciarlos penalmente si no lo hacen”, dijo.

Hickenlooper dijo: “Estoy de acuerdo en que necesitamos hacer nuestras fronteras seguras. No hay duda al respecto. La frustración con lo que está sucediendo en Washington es que están pateando la pelota de un lado a otro. Asegurar las fronteras y asegurar que cualquier ley que tengamos no permita que los niños sean arrebatados de los padres y encerrados en jaulas”.

The-CNN-Wire™ & © 2018 Cable News Network, Inc., a Time Warner Company. Todos los derechos reservados.

Comparte este artículo: