Línea Directa: 414-777-5818 | TuVoz@telemundowi.com
Patrocinado Por:

7 conclusiones del tercer debate presidencial demócrata

Por dzaratsian

Houston, Texas (CNN) — Pete Buttigieg lo calificó de “imposible de ver”. Amy Klobuchar advirtió que “una casa dividida no puede sostenerse”. Julián Castro dijo que lo que estaba pasando en el escenario se llamaba “una elección”.

Los demócratas se reunieron para su tercer debate sobre las primarias presidenciales de 2020 el jueves por la noche en Houston. Con el campo reducido a solo 10 aspirantes que calificaron para la etapa, el debate fue desordenado y, a veces, desagradable.

La noche presentó a Castro lanzando una serie de ataques arriesgados contra el líder en las encuestas nacionales, el exvicepresidente Joe Biden. Su compañero texano Beto O’Rourke tuvo su mejor momento hasta ahora en territorio local. Y el debate ofreció otro indicador de cómo está evolucionando el furioso debate del partido sobre la atención médica con Biden liderando a los aspirantes centristas en la lucha más enérgica contra “Medicare para todos”.

Buttigieg, el alcalde de South Bend, Indiana, intentó en un momento sacar a los demócratas del barro.

Los 10 principales precandidatos demócratas participaron en el tercer debate del partido, organizado por ABC, el 12 de septiembre de 2019.

“Esta es la razón por la cual los debates presidenciales se están volviendo indescifrables. Porque esto les recuerda a todos lo que no pueden soportar de Washington. Anotar puntos uno contra el otro, hurgar entre ellos y decirse mutuamente ‘mi plan, tu plan'”. dijo Buttigieg.

Fue entonces cuando Castro, el exsecretario de Vivienda y Desarrollo Urbano y el principal instigador de este jueves por la noche, intervino.

“Sí, eso se llama Elección Primaria democrática, Pete. Eso se llama elección. Esa es una elección. ¿Sabes?” dijo. “Para eso estamos aquí. Es una elección”.

Estas son siete conclusiones sobre el tercer debate demócrata:

1. Castro lanzó un ataque contra Biden

Gran parte de la expectativa previa al debate se centró en el potencial de un choque ideológico entre Biden y la senadora de Massachusetts Elizabeth Warren, quienes compartían el escenario por primera vez.

Pero fue Castro, miembro del gabinete del expresidente Barack Obama, quien se preparó para pelear con el líder del partido.

Al criticar a Obama por las deportaciones, Castro dijo de Biden: “Él quiere obtener crédito por el trabajo de Obama, pero no tener que responder ninguna pregunta”.

“Estuve con Barack Obama los ocho años, bueno, malo e indiferente. Allí estuve”, respondió Biden.

El intercambio de preguntas de un lado a otro planteó preguntas sobre cuál es realmente el legado de Obama y cómo los votantes demócratas quieren que se desarrolle. ¿Quieren elevar a su leal vicepresidente? ¿O están buscando lo que Obama alguna vez fue: un candidato joven e inspirador para guiarlos hacia el futuro?

No está claro que Castro se califique como este último. Sus ataques contra el exvicepresidnte quizás debilitaron a Biden, pero también corrieron el riesgo de alienar a los votantes demócratas, a quienes les gustan en gran medida todos sus principales aspirantes, incluido el exvicepresidente.

El más sorprendente de sus intercambios fue el primero, cuando Castro lanzó un ataque poco cubierto sobre un tema que otros demócratas solo han abordado con cautela: la edad de Biden.

Acusó al exvicepresidente de “olvidar lo que dijo hace dos minutos” durante un intercambio sobre si el plan de atención médica de Biden requeriría que los estadounidenses que quieran inscribirse en su opción pública al estilo de Medicare tuvieran que aceptarlo.

Luego, trató de torcer el cuchillo, diciendo: “Estoy cumpliendo el legado de Barack Obama y tú no”.

Castro le dijo a Chris Cuomo de CNN después del debate que el comentario “no pretendía ser un ataque personal o una afrenta”.

“Esto es un debate. Y cuando estamos hablando de una política de atención médica, estamos hablando de una política que afecta a cada persona en este país”, dijo Castro.

En CNN después del debate, el senador de Nueva Jersey, Cory Booker, dio a entender que Castro había dado un “golpe bajo” y dijo que “el tono es importante”, incluso cuando también insistió en que los ataques de Castro reflejaban preocupaciones más amplias sobre Biden.

“Creo que estamos en un punto difícil en este momento, porque hay muchas personas que están preocupadas por la capacidad de Joe Biden de llevar la pelota a la línea de fondo sin torpeza. Y creo que Castro tenía algunas preocupaciones realmente legítimas sobre si [Biden] puede estar en una campaña larga y agotadora y que pueda pasar la pelota por encima de la línea. Y tiene todo el derecho de decir eso”, dijo Booker.

Hay otra posibilidad a considerar. Castro ha sido candidato para la nominación demócrata a la vicepresidencia antes. Si otro candidato en el escenario el jueves por la noche (que no sea Biden) gana la nominación y está buscando un perro de ataque como compañero de fórmula, Castro les dio algo en qué pensar.

2. Biden vs. Warren y Sanders sobre el cuidado de la salud

Las diferencias de los demócratas sobre cómo lograr una cobertura de salud universal ha dominado las partes iniciales de los tres debates. La única diferencia el jueves por la noche fue que todos los aspirantes principales estaban en el escenario.

Biden se apresuró a criticar a Warren, quien apoya el plan Medicare for All del senador de Vermont Bernie Sanders en el cual el seguro privado se terminaría efectivamente y todos los estadounidenses se inscribirían en un programa gubernamental.

En cambio Biden dijo que está ofreciendo una propuesta más modesta que se basa en Obamacare al dar a los estadounidenses la opción de comprar un programa al estilo de Medicare, pero no lo requiere.

“Sé que el senador dice que ella está con Bernie”, dijo Biden. “Bueno, estoy con Barack”.

Warren intentó desactivar el enfoque de Biden alabando al expresidente. “Todos tenemos una gran deuda con el presidente Obama, quien transformó fundamentalmente la atención médica en Estados Unidos y comprometió a este país con la atención médica de todos los seres humanos”, dijo.

El exvicepresidente se ofendió, presionando a Sanders y Warren para que dijeran cómo pagarían la factura de 10 años y 32 billones de dólares de su propuesta.

Sanders recordó a los televidentes que “él escribió el maldito proyecto de ley”, lo cual es notable porque la atención médica es el problema poco frecuente en el que Warren no tiene su propio plan; ella respalda la propuesta de Medicare para Todos de Sanders. Y argumentó que es “el enfoque más rentable para proporcionar atención médica” a todos en el país.

Warren eludió una pregunta sobre si aumentaría los impuestos de la clase media para pagar Medicare para todos. Y la forma en que enmarcó su falta de respuesta, centrándose en el costo general de la atención médica, en lugar de si se paga a través de impuestos sobre la renta o deducibles y copagos, mostró cómo podría presentar su caso en una elección general.

“Las personas más ricas y las corporaciones más grandes pagarán más, y las familias de clase media pagarán menos. Así es como funcionará”, dijo.

3. Los de centro se defienden

Biden recibió algo de respaldo en términos de el tema de la atención médica el jueves por la noche de parte de sus compañeros moderados en la carrera, sobre todo, Buttigieg y la senadora de Minnesota Amy Klobuchar.

“Mientras Bernie escribió el proyecto de ley, yo lo leí”, dijo Klobuchar. “Y en la página 8, en la página 8 del proyecto, dice que ya no tendremos seguro privado tal como lo conocemos. Y eso significa que 149 millones de estadounidenses ya no podrán tener su seguro actual”.

“El problema, senador Sanders, con ese maldito proyecto de ley que usted escribió y que la senadora Warren respalda es que no confía en el pueblo estadounidense”, dijo Buttigieg. Dirigiéndose a la audiencia, dijo: “Confío en que elijan lo que tiene más sentido tienen para ustedes, y no que sea como yo diga, o no es”.

Fue un cambio notable en el tono de un debate sobre la atención médica que, hasta este punto de la carrera, había estado dominado en gran medida por los aspirantes progresistas. En el primer debate, agitadores liberales como el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, estaban allí para atacar a los aspirantes que no estaban ansiosos por eliminar el seguro privado. Y en el segundo debate, Warren y Sanders se pusieron lado a lado y rechazaron las críticas de los aspirantes que no calificaron para el tercer debate.

4. Beto estalló

Frente a una multitud de su estado natal, el exrepresentante de Texas Beto O’Rourke finalmente tuvo el tipo de noche que demostró por qué una vez lo habían visto como un fenómeno.

Su momento más grande llegó cuando abogó por la recompra obligatoria de armas de fuego de estilo de asalto.

“Diablos, sí, tomaremos tu AR-15, tu AK-47. Ya no permitiremos que se utilice contra nuestros conciudadanos”, dijo.

El comentario de O’Rourke lo posicionó como un líder en la lucha del partido por el control de armas (para disgusto del senador de Nueva Jersey, Cory Booker, quien había presentado una propuesta similar anteriormente).

Es justo donde O’Rourke quería estar, a raíz del tiroteo masivo a principios de agosto en su ciudad natal de El Paso que, según él, lo cambió como aspirante. Y fue respaldado por otros demócratas, incluidos Biden, la senadora de California Kamala Harris y Castro, quienes lo elogiaron por cómo había regresado a casa para tratar de ayudar en la tragedia de El Paso.

Otro gran momento para O’Rourke llegó al final de un riff sobre el racismo, cuando dijo de Trump: “Tenemos un supremacista blanco en la Casa Blanca y representa una amenaza mortal para las personas de color en todo el país”.

La campaña de O’Rourke estaba lista para un aumento en las búsquedas de Google y el tráfico de redes sociales que siguió. Su sitio mostraba una imagen roja amenazante de Trump con las palabras “El presidente de Estados Unidos de América es un supremacista blanco”, así como muchos enlaces a los comentarios racistas de Trump.

  • Mira: ¿Esta vez será diferente? Debate sobre armas en EE.UU.

5. Harris cambió su enfoque

En el primer debate, fue Harris quien había sido la principal atormentadora de Biden, lo que le valió un aumento en las encuestas que terminaron en julio y agosto.

Así que intentó un nuevo enfoque el jueves por la noche: apuntar a Trump.

Harris dedicó toda su declaración de apertura a Trump, dirigiéndose a él directamente como si estuviera mirando, lo que era poco probable, dado su compromiso de hablar en Baltimore, antes de cerrar diciendo: “Y ahora, presidente Trump, puede volver a mirar Fox News”.

Explicando su cambio de estrategia a CNN después del debate, Harris dijo: “Toda mi campaña es sobre eso y es por eso que me estoy postulando para destituirlo”.

“Escucha, creo que hay un objetivo común en el que todos tenemos que centrarnos. Y, francamente, cuando pensamos en esta discusión entre los demócratas, todos los que creo que deberían ser muy claros al señalar, por supuesto, dónde no estoy de acuerdo, pero el objetivo final debe ser comprender que necesitamos un presidente de Estados Unidos que comprenda que debemos unir a las personas”, dijo.

La precandidata trató de ser una voz unificadora durante el debate sobre la atención médica. “Hablemos del hecho de que Donald Trump asumió el cargo y pasó casi todo el primer año de su mandato tratando de deshacerse de la Ley del Cuidado de Salud de Bajo Costo”, dijo.

También elogió a los arquitectos de Obamacare, que sentaron las bases para los planes de los aspirantes moderados, y Medicare para todos.

“Quiero dar crédito primero a Barack Obama por realmente llevarnos tan lejos”, dijo, y luego agregó: “Quiero dar crédito a Bernie. Toma crédito, Bernie”.

6. El “revés” de Buttigieg

Cerca del final del debate, los moderadores de ABC hicieron a los aspirantes una pregunta inusual: ¿Cuál había sido su revés profesional más significativo?

Abrió la puerta a Buttigieg, que es gay, para recordar a los televidentes la naturaleza histórica de su candidatura, y lo que ha superado para entrar en los niveles superiores de los aspirantes presidenciales demócratas.

“Como oficial militar sirviendo bajo la política de ‘No preguntes, no digas’ y como funcionario electo en el estado de Indiana cuando Mike Pence era gobernador”, dijo, “en cierto momento, cuando se trataba de contratiempos profesionales, tenía que preguntarme si el solo hecho de reconocer quién era iba a ser mi último revés profesional para terminar la carrera”.

7. Intentaron hacer chistes

Los demócratas intentaron ser graciosos.

Algunas veces fallaron, como cuando Klobuchar, refiriéndose a Trump, fue por el obvio “Houston, tenemos un problema”, o cuando Harris criticó a Biden por su resistencia a las órdenes ejecutivas de armas diciendo: “En lugar de decir ‘no, no podemos’, ‘digamos’ sí, sí podemos'”.

El empresario Andrew Yang se arriesgó con un estereotipo. “Soy asiático, así que conozco a muchos médicos”, dijo.

Otros fueron un poco más graciosos. El calvo Booker dijo que, por ejemplo, dijo sobre el primer ministro canadiense Justin Trudeau: “Soy la única persona en este escenario que encuentra el cabello de Trudeau amenazador”.

Harris, mientras tanto, dijo de Trump que “en política comercial, me recuerda a ese tipo en ‘El mago de Oz’. Cuando abres la cortina, es un tipo muy pequeño”.

Al vegano Booker, que es el que dice con más frecuencia chistes flojos, le preguntaron si los habitantes de Iowa y los tejanos deberían seguir su ejemplo. “Primero que nada quiero decir: no. Quiero traducir eso al español: No”.

The-CNN-Wire™ & © 2018 Cable News Network, Inc., a Time Warner Company. Todos los derechos reservados.

Comparte este artículo: