Línea Directa: 414-777-5808 | TuVoz@telemundowi.com

Arresto domiciliario para excolaboradores de la campaña presidencial de Trump

(CNN) – Paul Manafort y Rick Gates, exjefe y exrepresentante de la campaña presidencial de Donald Trump, respectivamente, estarán bajo arresto domiciliario y deberán entregar sus pasaportes.

La decisión la tomó la jueza Deborah Robinson, después de que Manafort y Gates se declararan inocentes de los cargos presentados contra ellos en el marco de la investigación del fiscal especial del Departamento de Justicia Robert Mueller, sobre la injerencia rusa en las elecciones estadounidenses de 2016.

La decisión la tomó la jueza Deborah Robinson, después de que Manafort y Gates se declararan inocentes de los cargos presentados contra ellos en el marco de la investigación del fiscal especial del Departamento de Justicia Robert Mueller, sobre la injerencia rusa en las elecciones estadounidenses de 2016.

La magistrada también aceptó las solicitudes del Departamento de Justicia de establecer una fianza de 10 millones de dólares para Manafort y de 5 millones de dólares para Gates. Los acusados no debieron aportar una garantía para respaldar esas sumas de dinero, y tampoco tendrán que pagarlas, a menos de que violen las órdenes de la corte.

La solicitud de arresto domiciliario se produjo luego de que el gobierno insistiera en la "naturaleza de los cargos y su seriedad”. En el caso de Manafort podría existir un riesgo de fuga porque enfrenta entre 151 y 181 meses de prisión, además del presunto delito de fraude.

Gates, por su parte, se enfrenta de 121 a 151 meses de cárcel. Él debe presentarse ante el tribunal del Distrito Este de Virginia para su supervisión el martes al mediodía. Mientras que Manafort será monitoreado por funcionarios de DC.

Los acusados tendrán que reportarse todos los días vía telefónica ante la Policía y sólo se les permitirá salir de sus hogares para ver a sus abogados, comparecer ante la corte o por necesidades médicas y religiosas.

En dos apariciones de 20 minutos ante la jueza Robinson, Manafort y Gates la miraron inexpresivamente a ella y a los abogados. Manafort vestía un traje azul, una corbata azul brillante y un gran reloj de metal. Gates, representado por un defensor público, susurró cosas con su abogado durante la audiencia.

A la jueza no le dijeron nada diferentes salvo “entiendo” y “sí”, cuando se les preguntó si comprendían los cargos en su contra y lo que enfrentarían próximamente.

Cuando la jueza le preguntó al abogado de Manafort, Kevin Downing, cómo se declaraba su defendido, la respuesta fue: “inocente”. “¿A todos los cargos?”, replicó Robinson. “A todos los cargos”, concluyó el abogado Downing.

Después de unos 25 minutos, la corte tomó un receso y los dos hombres salieron. Regresaron aproximadamente media hora más tarde y la juez les explicó a Manafort y Gates los términos de su fianza y lo que sucedería después. Eso duró otros 20 minutos.

Los abogados que representaban al Departamento de Justicia fueron Greg Andres y Andrew Weissmann. En su intervención, Andres enfatizó en lo difícil que es determinar los activos de los dos hombres. El patrimonio neto de Manafort está entre los 20 millones de dólares y los 100 millones de dólares. En cuanto al patrimonio de Gates, podría estar entre los 2 millones de dólares y los 30 millones de dólares, señaló el abogado del gobierno.

Mueller no asistió a la diligencia judicial, como tampoco parece que lo hicieron las familias de los acusados. La sala del tribunal estaba llena, con periodistas y algunos ciudadanos regulares, incluida una familia con dos niños pequeños, ocupando la mayoría de los lugares.

La próxima aparición de Manafort y Gates ante la justicia será este jueves a las 2 de la tarde. La jueza federal de distrito Amy Berman Jackson presidirá y supervisará el resto de este caso.

Comparte este artículo: