Línea Directa: 414-777-5818 | TuVoz@telemundowi.com
Patrocinado Por:

Compramos una casa de 1 euro en Italia. Esto es lo que sucedió después

Por Mariana Toro

(CNN) — Parecía demasiado bueno para ser verdad. Una casa nueva, y potencialmente una vida completamente nueva, en venta en la soleada Italia rural por la regia suma de un solo euro, poco más de un dólar.

Durante el último año, más o menos, muchas pequeñas ciudades desde Sicilia en el sur hasta los Alpes del norte han estado ofreciendo tales gangas con la esperanza de atraer nuevos residentes para revitalizar las comunidades moribundas.

Los negocios han llegado a los titulares de CNN y más allá, cautivando a millones de personas enganchadas a la noción romántica de abandonar la carrera de ratas citadina por una vida más simple.

Muchas de las ciudades fueron inundadas con consultas. Los teléfonos no paraban de sonar. Los sitios web casi revientan.

Pero, ¿alguien realmente compró? Y cuando lo hicieron, ¿qué pasó después? ¿Se quedaron atrapados en la burocracia notoriamente bizantina de Italia?

¿Se encontraron con la barrera del idioma? ¿Las casas resultaron ser pozos de dinero? ¿La dolce vita se agrió rápidamente y los compradores se sintieron estafados y abatidos?

CNN Travel se encontró con algunos de los compradores pioneros, o “ciudadanos de 1 euro”, como los llaman los locales, que hicieron lo que la mayoría de nosotros solo hemos estado dispuestos a soñar despiertos para descubrir si valió la pena.

Escapada de vacaciones

Morgane Guihot, que proviene de cerca de la ciudad de Nantes, Francia, fue una de las primeras en comprar las ofertas de 1 euro que se ofrecen en Mussomeli, una hermosa ciudad en el corazón de Sicilia, donde se agrupan calles estrechas y antiguas alrededor de una ciudadela que se desmorona en la cima de una colina.

La casa por la que ella y su esposo pagaron unas monedas está pensada como una segunda casa familiar.

La mayoría de los acuerdos requieren que los compradores se comprometan a invertir en renovaciones, algo que Guihot, de 27 años, y su esposo, de 31 años, no han perdido el tiempo en poner en marcha.

Casi han terminado de rediseñar su morada Mussomeli de 50 metros cuadrados, después de pintar las paredes y arreglar los pisos.

“Solo tenemos que terminar el baño”, dice ella. “Como somos artesanos y renovadores, hicimos la mayor parte del trabajo nosotros mismos, lo cual fue mínimo, y fue genial ver que nuestra casa de dos habitaciones cobra vida nuevamente”.

“La terraza panorámica de 15 metros cuadrados es fabulosa”.

Utilizarán la morada siciliana, junto con sus dos hijos pequeños, como casa de vacaciones durante las vacaciones de Navidad y verano.

“Cuando decidimos invertir en una segunda casa, nos atrajeron los precios en Mussomeli en comparación al costoso mercado inmobiliario de Francia”, agrega Guihot. “Pero lo que nos conquistó la primera vez que visitamos fue el encanto del lugar. Es súper lindo y los lugareños son muy acogedores”.

LEE: Estas ciudades italianas en Molise te pagan US$ 27.000 por mudarte allí

Si bien la pareja está acostumbrada a la vida rural en su casa cerca de Nantes, la mudanza a Mussomeli los ha llevado a un lugar mucho más tranquilo.

“Incluso si no es un gran cambio para nosotros, lo que lo hace emocionante es la excelente ubicación”, dice Guihot. “La ciudad está cerca de hermosos destinos sicilianos y no aislada en comparación con otros pueblos. Aquí tienes todo lo que necesitas, tiendas, supermercados.

“Puedes llevar un estilo de vida genial. Es simplemente genial”.

Al parecer, no hubo sorpresas desagradables.

“Todos han sido muy amables y las chicas que trabajan en la agencia de bienes raíces nos siguieron en cada paso del camino, ayudándonos con el papeleo y la traducción de la escritura”.

“Fue mejor de lo esperado. E incluso nuestra casa, pensamos que estaría en peor estado. Oh, lo haríamos una y otra vez”.

Si bien ella y su esposo son relativamente jóvenes, ya están pensando en que Mussomeli se convierta en un refugio de jubilación.

“Todavía somos muy jóvenes, quién sabe. Por ahora será nuestra casa de vacaciones, lo que nos dará mucho tiempo para aprender italiano correctamente”.

Retiro bucólico

Si bien muchos compradores se dispusieron a comprar casas en ruinas con el precio de oferta, algunos terminaron por conformarse con casas más caras en mejor forma.

Después de un largo recorrido por los edificios de 1 euro de Mussomeli, el empresario belga Patrick Janssen eligió una vivienda “superior” a un precio más alto, que ahora ha restaurado casi por completo.

Como muchos, se sintió atraído por la cobertura mediática de las casas baratas y la posibilidad de hacer un cambio de vida.

“Seré sincero, no compramos una casa de 1 euro”, dice. “Nos mostraron algo así como 25 edificios antiguos, algunos de los cuales necesitaban reparaciones urgentes, así que al final optamos por un edificio decente de tres habitaciones por 10.000 euros e invertí más dinero en la renovación”.

Pero no fue solo el mal estado de los edificios lo que lo alejó del final del esquema.

“Pensé que si compro una casa bonita, sin desmoronarse y la arreglo cuidadosamente para que sea completamente nueva, duraría muchos años más”, agrega Janssen.

“Mis cinco hijos, dentro de 20 años, tendrían una casa en perfecto estado. Si algo me pasa, tendrán un buen lugar donde vivir y, mientras crezcan, podrán venir aquí con sus amigos”.

Por el momento, su plan también es usarla solo como una casa de vacaciones donde la familia pueda pasar varias semanas o meses al año.

“Pero ahora, pensándolo bien y después de descubrir la belleza del lugar, podría convertirse en mi futuro lugar de retiro”.

Janssen ha realizado la compra con planes a largo plazo en mente y sopesando muchos factores, principalmente la corta distancia entre su hogar principal en Bruselas y Mussomeli.

“Sicilia está a la vuelta de la esquina. Con solo dos horas de vuelo escapamos de Bélgica y llegamos al aeropuerto de Catania. Sin duda, es un gran punto a favor si vienes de un país europeo para pasar el fin de semana”.

Mussomeli, en comparación con el frenético Bruselas, es otro mundo, dice.

“La gente en Bélgica no se relaja. La vida aquí es más simple, la ciudad es acogedora y la naturaleza circundante es fascinante. Es perfecto para recargar las baterías y desintoxicarse”.

La casa de Janssen tiene una terraza panorámica con vistas a los tejados del antiguo distrito, iglesias pintorescas y callejones estrechos.

“Este rincón de Sicilia es salvaje, intacto, verde, no está lleno de gente. Es un punto de partida perfecto para explorar el resto de la isla”.

La compra también fue bastante fluida para Janssen. El papeleo resultó más fácil de lo esperado, a pesar de la mala reputación de Italia por la burocracia y la excesiva regulación.

“En realidad, me sorprendió descubrir que comprar y renovar una casa es mucho más fácil en Sicilia que en Bélgica”.

Lazos de sangre

Para algunos había algo más poderoso que la perspectiva de una casa barata para atraerlos, como el ADN y la ascendencia.

La asesora financiera con sede en Chicago Meredith Tabbone se encontraba entre los 16 compradores que aseguraron una vivienda antigua en Sambuca, también en Sicilia, que es famosa por sus patios de estilo árabe.

Tabbone tiene sangre siciliana corriendo por sus venas. Sus antepasados vinieron de Sambuca.

Después de que CNN dio la noticia por primera vez en enero de que las autoridades locales estaban vendiendo edificios abandonados para revertir la despoblación, la aldea se enfrentó a una estampida de propiedades.

Los compradores interesados de todo el mundo invadieron Sambuca, enviando miles de solicitudes.

El alcalde, incapaz de satisfacer la enorme demanda y claramente percibiendo una oportunidad de negocio, subastó las propiedades al mejor postor. Las casas se vendieron por hasta 25.000 euros, considerablemente más de 1 euro, pero todavía es una ganga.

Tabbone presentó una oferta por dos viviendas sin siquiera visitar la ciudad.

“Cuando mis amigos enviaron el artículo, me di cuenta de que Sambuca era el pueblo de donde es mi familia”, dice.

“Mi bisabuelo emigró a Estados Unidos hace mucho tiempo. Siempre quise visitar Sicilia, pero nunca había estado en mi ciudad natal. Tenía intención de ir desde los últimos 10 años, nunca tuve la oportunidad”.

Tabbone se sorprendió al descubrir que sus ancestros viven en su lugar original.

“Todavía tengo familiares que viven cerca de mi nueva casa, a pocas cuadras de distancia, pero aún no los he conocido. Aunque la próxima vez iré”.

Tabbone ofertó 5.555 euros por cada una de las dos casas y consiguió la que se encuentra en una calle en el número 5.

“Cinco es mi número favorito”, agrega. “Es por eso que oferté esa suma precisa y seleccioné esa casa en particular en ese lugar”.

Ella hizo la mayor parte de su papeleo en línea y buscó en Google las propiedades. Pero después de ganar la oferta en mayo, se vio obligada a posponer su primer viaje hasta junio.

“Me había roto el tobillo. Compré la casa sin verla”.

Su nueva vivienda, con tres habitaciones, techos de tejas, escaleras curvas y dos entradas, resultó ser una agradable sorpresa.

“Es diferente de lo que esperaba”, dijo. “La busqué en Google, pero realmente no tenía idea de cómo iba a ser. Al final resultó ser mucho mejor de lo que pensaba. El balcón es lo más agradable”.

La casa actualmente no tiene agua ni electricidad, pero para Tabbone es “como un lienzo en blanco que puedo revivir con todas esas bellas y lindas cosas italianas que hacen un hogar acogedor”.

La historia del edificio es una atracción adicional.

“La planta baja es donde se ubicaban los establos”, dice Tabbone. “Entre los años 1700 y 1800, los caballos fueron mantenidos abajo mientras las familias vivían en el piso superior. Todavía hay cuerdas”.

Tabbone ha completado su papeleo y consiguió los planos. Ella está coordinando con arquitectos los próximos pasos. Será un cambio básico de estilo.

MIRA: Puedes comprar una villa italiana en este pueblo por solo un euro

“La gente tiende a pensar que lidiar con el papeleo es complicado. Pero realmente no lo es. Todo fue muy sencillo, un proceso muy fácil. Todos decían ‘Dios, no puede ser fácil’. Pero lo fue”.

“Puedes descargar y completar todos los documentos requeridos en línea, incluso solicitar tu nuevo código fiscal para pagar los impuestos de la propiedad en Italia. Encontré a los arquitectos en Instagram antes de poner un pie en Sambuca”, dice.

Tabbone dice que su objetivo final es calificar para la ciudadanía italiana y hacer de Sambuca su futura casa de retiro.

“Por ahora pasaré unos meses al año. Solo tengo 40 años, pero he comenzado a pensar en mi futuro, cuando me jubile del trabajo. La gente en Sambuca es cálida, dulce y amable”.

Superar los estereotipos

Los Guihot hicieron la mayoría de las renovaciones ellos mismos.

Si bien Tabbone puede haber encontrado el proceso relativamente simple, las cosas han sido menos fáciles para el neoyorquino Kenny Sánchez, quien compró una casa en Zungoli, Campania, a principios de este año.

Sánchez dice que hizo una oferta por una de las casas de 1 euro de la ciudad por capricho y nunca pensó que le sería aprobado.

“Sabía que mucha gente haría lo mismo y pensé que tenía pocas posibilidades”, admite. “No esperaba que me dieran una casa en Italia. Fue una gran sorpresa”.

Sánchez visitó Zungoli durante el verano y dice que los lugareños fueron muy acogedores.

Sin embargo, la casa de la que ahora es el orgulloso propietario puede no ser habitable por algunos años todavía.

“La casa parecía necesitar mucho trabajo”, dice. “Hay algunas cosas importantes que deben repararse, incluido el techo”.

“Pudimos hacer los arreglos para renovarlo dentro de tres años. Ese plazo debe ser suficiente para que podamos arreglar las cosas necesarias y hacer que sea habitable”.

El lado del papeleo de las cosas también se ha estado moviendo lentamente, lo que significa que no ha podido avanzar con ninguna de las reparaciones.

“Todavía estamos esperando el contrato de venta”, dice. “Como todavía no tenemos eso, no hemos podido comenzar nada”.

Una vez que se completen las renovaciones, Sánchez planea viajar a Zungoli con su familia todos los años.

“En este momento, estamos buscando tenerla como una casa de verano o un lugar donde podamos obtener un respiro de Estados Unidos en Italia”.

“Zungoli es absolutamente hermosa y estamos muy emocionados de tener esta oportunidad”.

Muchos recién llegados están considerando establecerse definitivamente en Italia.

Otro comprador, el empresario paquistaní con sede en el Reino Unido Muhammad Ramzan, dice que le gustaría inscribir a sus hijos en la escuela local de Mussomeli.

Al igual que Janssen, él también optó por una casa un poco más cara, que planea, por ahora, usar como casa de verano para su familia.

“Los informes de televisión hablaban de esta atractiva iniciativa, quería echar un vistazo más de cerca”, dijo. “Nunca había estado en Sicilia ni en Italia, así que no tenía idea de qué esperar. Después de ver las malas condiciones de una docena de casas de 1 euro, decidí gastar más y compré una por 4.200 euros que necesitaba una reparación mínima”.

“Simplemente requiere un poco de pintura y mi padre, que trabaja en eso, se encargará”.

Ramzan dice que la agencia de bienes raíces lo ayudó a navegar a través de todo el proceso, facilitando el papeleo que tardó meses en completarse.

“Puede ser un poco difícil si vienes de un país o área diferente”, dice Ramzan. “El personal de la agencia hizo que todo se sintiera más confiable, fueron realmente útiles dado que necesitaba un traductor y la escritura notarial tenía que redactarse también en inglés”.

Su vivienda de tres pisos en el centro histórico cuenta con un balcón con una gran vista del paisaje montañoso de Mussomeli y la espectacular fortaleza que cuelga de los acantilados, conocida localmente como el Castillo en el Cielo.

“A mi esposa le encanta el arte y la belleza de este el lugar es muy inspirador “, dijo.” Un clima encantador. Es silencioso y pacífico”.

Hizo varios viajes a Mussomeli antes de tomar una decisión final.

“Tuve que ver por mí mismo, así que conocí gente, los vecinos, salimos a tomar algo juntos y nos hicimos amigos. Visité la escuela local para los niños y di largos paseos por la noche para ver si el lugar era realmente seguro”.

“No hay mafia, la gente cuenta muchas historias malas. Hay un prejuicio de que Sicilia se trata de la película ‘El Padrino’. Pero durante mis salidas nocturnas no vi peligro, todo estaba tranquilo y seguro”.

The-CNN-Wire™ & © 2018 Cable News Network, Inc., a Time Warner Company. Todos los derechos reservados.

Comparte este artículo: