Línea Directa: 414-777-5818 | TuVoz@telemundowi.com
Patrocinado Por:

Cumbre en el Vaticano: una creciente lista de escándalos y secretos antes de la histórica reunión sobre los abusos

Por (CNNEspañol.com)

(CNN) — Por primera vez en la historia católica, casi 200 líderes de iglesias de todo el mundo se reunirán en el Vaticano a partir del jueves para enfrentar el flagelo de los miembros del clero que abusan sexualmente de niños.

La cumbre de cuatro días sin precedentes, convocada por el papa Francisco en septiembre pasado, incluirá dos discursos del papa, charlas sobre mejores prácticas, discusiones en grupos pequeños entre obispos y una ceremonia penitencial en la que participarán sobrevivientes de abusos.

MIRA: Cumbre en el Vaticano

“Debemos mirar a este monstruo a la cara sin temor si realmente queremos conquistarlo”, dijo Alessandro Gisotti, un portavoz del Vaticano.

Pero como casi todos los días aparecen nuevas revelaciones sobre secretos y escándalos en el corazón de la Iglesia católica, parece que el monstruo que enfrenta a la Iglesia solo crece.

• A principios de este mes, el papa llamó por primera vez el “problema” al abuso sexual de monjas por parte de clérigos católicos, incluso diciendo que algunas mujeres habían sido esclavizadas sexualmente por hombres religiosos.
• El embajador del Vaticano en Francia está bajo investigación por agresión sexual.
• Un nuevo libro que se publicará el jueves llama al Vaticano “una de las comunidades de homosexuales más grandes del mundo“, en la que el clero rompe regularmente sus votos de celibato.
• El papa expulsó a un prominente excardenal estadounidense el sábado, pero dejó preguntas sin contestar sobre cómo Theodore McCarrick ascendió al escalón más alto de la iglesia a pesar de los persistentes rumores sobre su conducta sexual inapropiada.
• El martes, el Vaticano reconoció por primera vez un documento secreto con pautas para los sacerdotes que son padres.

Mientras que los organizadores dicen que la reunión de esta semana en Roma se centrará únicamente en el abuso de los niños, la presión se basa en que los líderes de la Iglesia sean más transparentes sobre sus fallas morales y más responsables ante las personas en las bancas.

LEE:  El Vaticano reconoce que hay reglas secretas para los sacerdotes que tienen hijos

Cada día de la reunión se centrará en un tema: la responsabilidad el jueves; rendición de cuentas el viernes; y la transparencia del sábado. El domingo, más de 100 obispos de todo el mundo, así como otros líderes católicos, se reunirán para la misa en la Sala Regia, una sala en el Palacio Apostólico del Vaticano.

El papa Francisco ha tratado de desinflar las expectativas para la reunión, llamada oficialmente “Protección de menores en la Iglesia”. El objetivo, dijo, es escuchar a los sobrevivientes de abuso hablar sobre sus experiencias, enseñar a los obispos sobre los procedimientos de la iglesia para lidiar con el clero abusivo y buscar el perdón.

En su discurso de Angelus el domingo, Francisco pidió a los católicos orar por la reunión, un evento que dijo que quiere “ser un poderoso gesto de responsabilidad pastoral ante un desafío urgente de nuestro tiempo”.

Otros católicos prominentes también han descrito la cumbre en términos urgentes, diciendo que la credibilidad de la Iglesia está en juego.

“Mi esperanza será que la gente vea esto como un punto de inflexión”, dijo el lunes el cardenal Blase Cupich de Chicago, miembro del comité organizador, en una conferencia de prensa. “Este no es el final. Nadie puede decir que no habrá más abusos en la Iglesia o en el mundo, pero la gente será tomada responsable”.

Pero aún quedan dudas sobre el objetivo de la cumbre y los planes del papa. Aquí están tres de las preguntas más urgentes.

¿Por qué ha tardado tanto la Iglesia en hacer esto bien?

“Dos cosas pueden ser ciertas al mismo tiempo”, dijo John Carr, experto en catolicismo contemporáneo en la Universidad de Georgetown en Washington. “Una de ellas es: ¿cómo podría haber tomado tanto tiempo la Iglesia para tener una reunión como esta? La otra es: gracias a Dios que finalmente está sucediendo ahora”.

Los católicos suelen fechar el inicio del escándalo de abuso sexual con las historias sobre sacerdotes pedófilos que surgieron después de una serie de investigación del Boston Globe en 2002. Otros señalan las revelaciones en 1984 de que un sacerdote de Louisiana había abusado sexualmente de decenas de niños.

Pero la Iglesia ha sabido que tiene un problema con el clero que abusó de niños durante más de 1.700 años, sostiene el erudito británico Patrick Nash en un artículo publicado recientemente en el Oxford Journal of Law and Religion.

Como observa Nash, un consejo de la Iglesia en el año 309 amenazó a “obispos, presbíteros (sacerdotes) y diáconos… que abusan sexualmente de niños” con excomunión. Un decreto papal en 1658 se comprometió no solo a eliminar a los sacerdotes abusivos del cargo, sino también a denunciarlos ante los tribunales seculares.

Entonces, ¿por qué la iglesia todavía tiene un problema con el clero que abusa de los niños?

Por varias razones, argumenta Nash.

Primero, la Iglesia católica, al igual que otras grandes instituciones, ocasionalmente ha puesto sus propios intereses por encima de los de los miembros individuales. En todo el mundo, las culturas de abuso han florecido en universidades públicas, en compañías de medios de comunicación e incluso en organizaciones no gubernamentales, como las fuerzas de paz de las Naciones Unidas.

Al igual que las instituciones seculares, solo la presión externa de las autoridades legales o los periodistas obliga a esas instituciones a tratar de poner fin a sus escándalos haciéndose más transparentes y responsables.

Pero la Iglesia católica también tiene políticas y actitudes específicas que han exacerbado su problema de abuso del clero, argumenta Nash. Por un lado, su estructura jerárquica, en la que las personas en la cima son consideradas agentes de Dios en la Tierra, promueve una cultura de obediencia e incluso sumisión a los obispos y al papa.

En segundo lugar, el cuerpo legal de la iglesia, llamado ley canónica, históricamente ha priorizado el bien de la Iglesia en general, en lugar de las víctimas individuales. La misericordia y el perdón a menudo se extienden al abusador, mientras que la justicia y la responsabilidad tienen menos prioridad. El sistema canónico, argumenta Nash, “está casi completamente ponderado a favor del acusado”.

Eso puede ser especialmente cierto en el caso de los obispos que disciplinan a sus sacerdotes. Cuando un obispo ordena un sacerdote, en cierto sentido se convierte en su padre espiritual. Él toma un juramento sagrado para ser responsable del bienestar del sacerdote.

Esta relación puede establecer un claro conflicto de intereses cuando un sacerdote es acusado de abuso, arguye Nash, aunque los obispos en Estados Unidos y otras naciones han tratado de resolver el problema al entregar las acusaciones a una junta de revisión independiente.

“El vínculo teológico entre un obispo y sus sacerdotes, y el papel del obispo como pastor en lugar de como juez, puede hacer que esto sea más difícil de confrontar”, dijo el reverendo Hans Zollner, un jesuita alemán y experto en abuso sexual  infantil quien está ayudando a organizar la reunión de esta semana en Roma.

Otro tema importante es el clericalismo, la idea de que los sacerdotes se ponen en un pedestal y no necesariamente necesitan escuchar a los católicos laicos, dijo Marie Collins, ex miembro de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores.

Collins renunció a la comisión en 2017 después de que sus esfuerzos de reforma se vieron frustrados por la burocracia del Vaticano, la Curia romana, dijo.

“Hay tanta política en el Vaticano”, dijo Collins en una entrevista la semana pasada, “tanto clericalismo y desapego del mundo real. Su sensación es que han existido por 2.000 años y lidian con las cosas a su propio tiempo”.

Collins dijo que, durante sus tres años en la comisión, no se promulgaron reformas reales, lo que la llevó a renunciar con frustración.

“Simplemente no captan la gravedad y el daño generalizado que esto está causando a miles de niños en todo el mundo”.

MÁS: La Iglesia católica puede arrancar de cuajo el abuso sexual. Pero, ¿tiene la voluntad de actuar?

¿Tiene el papa un plan?

Está previsto que el papa pronuncie dos discursos durante la reunión de esta semana en Roma, una al principio y la otra al final.

Se espera que el primer discurso sea breve y establezca la agenda. Se espera que el segundo, el domingo, tenga un elemento más programático, en el que expone exactamente lo que espera que hagan los obispos cuando lleguen a casa.

“Esta reunión no es solo sobre palabras bonitas y un cambio de culturas”, dijo Zollner. “También necesitamos algo que aclare lo que le sucede a un obispo si no cumple con la ley canónica”.

Podría decirse que el papa ya lo ha hecho.

Aunque no se notó ampliamente en ese momento, Francisco emitió en 2016 un edicto, llamado un “motu proprio”, en el cual dijo que cualquier obispo “puede ser destituido legítimamente de su cargo” por no proteger a los niños y otros “adultos vulnerables”.

Desde que asumió el cargo en 2013, Francisco retiró al menos a tres obispos estadounidenses después de que surgieron las acusaciones de que no habían tratado adecuadamente con los casos de mala conducta sexual del clero. Él ha hecho lo mismo con cinco obispos de Chile, entre ellos algunos que apartó del sacerdocio, dijo Zollner.

Entonces, hay una sensación entre algunos católicos de que lo que necesita la iglesia no son nuevas reglas sino una cultura que priorice a los sobrevivientes y le haga a los obispos saber que serán despedidos si cometen un error.

En otras palabras, dicen algunos expertos, la Iglesia no tiene una crisis legal, tiene una crisis de liderazgo.

Parte del problema, dijo Collins, es que Francisco ha permitido que los obispos que han cometido faltas renuncien en silencio, con solo una breve declaración del Vaticano anunciando la renuncia. A menudo, no hay razón dada.

Collins dijo que ella le dijo personalmente al papa en 2018 durante su visita a Irlanda que esto es un problema.

“Le dije que es posible que los hayas sacado, pero se les permite renunciar y reclamar mala salud o lo que sea y mantener la cabeza en alto. No han tenido que responsabilizarse por sus acciones, no han sido disciplinados públicamente. La gente ya no confía en la iglesia, tienes que decirles lo que pasó”.

Collins dijo que el papa estuvo de acuerdo, hablando por primera vez en inglés durante su reunión con Irlanda para decir: “Tienes razón”.

Para un papa que ama los gestos dramáticos —consideren esto: lavó los pies de los prisioneros musulmanes, abrazó a un hombre desfigurado, escoltó personalmente a los refugiados sirios al Vaticano— un momento clave en la reunión de esta semana puede ser la liturgia penitencial el sábado por la noche.

Se espera que los sobrevivientes del abuso asistan a la ceremonia espiritual, y es posible que el papa intente expresar la contrición de su iglesia en un gesto que diga más que cualquier disculpa hablada.

¿Pueden los obispos ponerse de acuerdo sobre algo?

Los líderes católicos en la reunión de esta semana provendrán de casi todas las partes del mundo, con 36 de África, 24 de América del Norte y del Sur, 18 de Asia, 32 de Europa y cuatro de Oceanía, dicen los organizadores.

Además de los obispos católicos romanos, habrá 14 líderes de las iglesias católicas orientales, 22 superiores generales de órdenes religiosas y 14 miembros de la burocracia del Vaticano, incluidos los jefes de 10 departamentos.

Lograr que todos estén de acuerdo en algo sería un desafío en un buen día, por no mencionar una conferencia llena de presión de cuatro días sobre un tema tan serio y divisivo como el abuso sexual del clero.

“Los líderes de la iglesia local perciben el problema del abuso de manera muy diferente”, dijo Zollner, y agregó que una solución única para todos los 3.000 obispos de todo el mundo también sería difícil de manejar y quizás ineficaz.

Los obispos católicos de EE.UU., por ejemplo, adoptaron políticas de abuso por primera vez en 2002, mientras que al menos cinco países en el África francófona todavía no tienen ninguna. Los líderes de la iglesia dicen que eso es a menudo debido a la guerra, la pobreza extrema y otros factores ambientales, como la persecución cristiana, no porque no reconocen el abuso sexual de niños como un problema.

Mientras tanto, muchos católicos estadounidenses dicen que están hartos de la lenta respuesta de la Iglesia a los escándalos de abuso y quieren que sus obispos presionen para que se tomen más medidas.

En una reunión en noviembre pasado de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, algunos obispos expresaron su molestia de que el Vaticano aplastó sus propuestas para adoptar procedimientos para disciplinar a los obispos.

Una fuente cercana a la conferencia de obispos de EE UU. dijo que su presidente, el cardenal Daniel DiNardo, espera presentar para el debate durante la reunión de esta semana un proceso para responsabilizar a los obispos estadounidenses por casos de mala conducta o mal manejo de casos de abuso de clérigos.

Cupich habló el lunes de “cerrar las lagunas” en el derecho canónico.

Pero Zollner dijo que no está claro cómo sucedería eso durante la reunión en Roma.

“Esta no es una reunión para producir disposiciones canónicas. No es una reunión de abogados canónicos. Lo que realmente tenemos que hacer, y esto es un gran desafío para toda la Iglesia, es lograr que los países se unan a los que no se han dado cuenta. Necesito comprometernos de todo corazón con este tema”, dijo.

De esa manera, dicen los expertos de la Iglesia, si la Iglesia espera contener sus escándalos cada vez mayores, tendrá que comenzar esta semana en Roma.

The-CNN-Wire™ & © 2018 Cable News Network, Inc., a Time Warner Company. Todos los derechos reservados.

Comparte este artículo: