Línea Directa: 414-777-5818 | TuVoz@telemundowi.com
Patrocinado Por:

Descubren microplásticos en concentraciones ‘extremas’ en el Atlántico Norte

Por Paula Bravo Medina

Mar de los Sargazos (CNN) — Dentro del Océano Atlántico se encuentra el único mar del mundo sin orillas, cuyas fronteras están definidas por las corrientes del giro del Atlántico Norte. El Mar de los Sargazos toma su nombre del sargazo, un alga parda dorada que flota libremente y que es un paraíso para las crías de tortugas marinas y cientos de otras especies marinas que lo usan para alimentarse, crecer y esconderse de los depredadores. Pero el sargazo ahora también alberga objetos totalmente antinaturales.

MIRA: Científicos hallaron restos de plásticos en zonas remotas del Ártico

Atrapado en el remolino giratorio hay una creciente colección de desechos humanos: basura de los países que bordean el Atlántico, desde la costa oeste de África hasta la costa este de EE. UU., descomponiéndose lentamente en su largo viaje en microplásticos que terminan en las branquias y estómagos de los animales acuáticos.

Nos unimos a una expedición de Greenpeace al Mar de los Sargazos donde los científicos estudiaban la contaminación plástica y los hábitats de tortugas. Nuestra misión era obtener una mejor comprensión de lo que se vive en el ecosistema de sargazo, lo que lo amenaza y cómo eso puede afectarnos.

En lo profundo

Mi camarógrafo, Brice Laine, y yo, pensamos que teníamos un entendimiento de cómo la dependencia de la humanidad en el plástico ha impactado la Tierra. Hemos informado desde las regiones más remotas de nuestro planeta, desde el Ártico hasta el Antártico, donde presenciamos el descubrimiento de microplásticos, fibras y PFAS (productos químicos que se usan como repelentes de manchas y agua en cosas como utensilios de cocina y equipo para exteriores).

El Mar de los Sargazos es otro lugar donde pocos humanos se aventuran. Cambiando constantemente con las corrientes, este cuerpo de agua de forma ovalada tiene alrededor de 1.600 kilómetros de ancho y 4.800 kilómetros de largo. Desde la proa de nuestro barco, Esperanza de Greenpeace, el agua se ve prístina y acogedora. Como nunca hemos estado realmente en aguas como esta –el océano abierto– que a menudo se cree que es un desierto de biodiversidad, estamos ansiosos por entrar.

MIRA: Científicos encuentran plástico en el Triángulo de las Bermudas

Hay pequeñas escuelas de peces pequeños y otras especies que nadan alrededor o simplemente escondiéndose dentro del sargazo. Hay muchas especies que no vemos, demasiado pequeñas, demasiado aptas para mezclarse en este rico vivero, como camarones y cangrejos jóvenes, pequeños peces rana y lo que realmente esperábamos encontrar, pero no las vimos, las tortugas bebé.

Incrustado en la mayor parte del sargazo están las piezas de basura fácilmente visibles: botellas de champú, equipo de pesca, recipientes gruesos y duros o bolsas blandas delgadas, entre muchos otros tipos de plástico. Uno de los científicos señala marcas de mordeduras de peces en una pequeña lámina de plástico que sacamos. Pero lo que es realmente discordante es cuando te sumerges y miras hacia lo profundo y te das cuenta de que estás rodeado de pequeñas piezas brillantes de plástico roto llamado microplástico.

No fue sino hasta presenciarlo que comprendimos la magnitud de la contaminación plástica y lo que significa. Y es aterrador.

Los científicos de Greenpeace dicen que encontraron concentraciones “extremas” de contaminación microplástica en el Mar de los Sargazos, aunque todavía están revisando sus hallazgos. En una muestra, descubrieron casi 1.300 fragmentos de microplásticos, más que los niveles encontrados el año pasado en la famosa Gran Mancha del Pacífico.

Su análisis indica que esta contaminación se origina en botellas de plástico de un solo uso y envases de plástico, según Greenpeace.

El viaje de Greenpeace al Sargazo es parte de su expedición de polo a polo de un año de duración para hacer campaña por un Tratado oceánico global que exige la protección de una red de santuarios oceánicos que cubran el 30% de los océanos del mundo para 2030.

Al costado del Esperanza, la red de manta engulle perezosamente muestras de agua de la superficie del océano que se filtran a través de su larga cola de malla. Una hora después, lo que se recoge nos muestra la sombría realidad de lo que hay en el agua.

“En la mayoría de las muestras que hemos estado muestreando donde hay sargazo, hemos visto muchos plásticos porque se enredan en las algas”, explica Celia Ojeda, bióloga marina con un doctorado en conservación del océano, señalando pequeñas piezas flotando en la parte superior de una muestra.

“Es un azul muy bonito; no puedes imaginar lo que hay debajo, y luego, cuando obtienes la muestra, te sorprenden los números”, dice.

Junto con la asistente de investigación Shane Antonition, que está en el Museo y Zoológico del Acuario de Bermudas, Ojeda pasa horas revisando el sargazo y lo que se recolectó en la red de arrastre.

MIRA: Las nuevas pajillas (popotes) de papel de McDonald’s no son reciclables, pero los anteriores de plástico sí lo eran

Agarrando las pequeñas piezas con pinzas, las coloca cuidadosamente en papel para contarlas.

Antonition fue parte de un estudio similar hace años. “Cuanto más aprendo, más veo cuánto más se parece a una nave espacial, y cuán frágiles son estos sistemas y cuánto dependemos de estos servicios de los ecosistemas para mantenernos vivos. Entonces, (estamos) aprendiendo más sobre nuestro impacto en la Tierra y a usar esos descubrimientos para informar el cambio que puede evitar una mayor degradación de nuestro medio ambiente”, dice.

De tu basurero a tu plato, a través del océano

Solo alrededor del 9% del plástico producido ha sido reciclado. La mayoría de los plásticos de un solo uso terminan en vertederos o se queman en grandes incendios tóxicos. Algunos llegan a nuestros ríos o océanos, ya sea arrojados a los sistemas de agua o arrastrados por las corrientes de viento.

“Esto entra en la cadena alimenticia”. Ojeda explica. “Los peces y los camarones comen el plástico, nosotros los estamos comiendo o los peces que los comen, y esto terminará en nuestros cuerpos de alguna manera”.

El plástico que desechan los humanos –envoltorios de alimentos, bolsas de plástico, incluso pañales– encuentran su camino de regreso a las casas en la comida que compras. Un estudio de junio de 2019 dijo que la persona promedio ingiere alrededor de 2.000 partículas microplásticas por semana, alrededor de cinco gramos, o el peso de una tarjeta de crédito. Lo que los científicos aún no entienden completamente es lo que ese plástico o las toxinas que contiene el plástico pueden hacernos.

La contaminación plástica no es un fenómeno nuevo. Un estudio frente a la costa de las Bermudas a principios de la década de 1970 encontró 3.500 piezas de plástico por kilómetro cuadrado. Un estudio más reciente, aún no publicado, realizado por el Bermuda Aquarium Museum and Zoo descubrió que casi el 42% de las muestras de peces habían ingerido microplásticos.

El peso de la evidencia de que los humanos están contaminando una de nuestras principales fuentes de alimentos es abrumador, no solo introduciendo toxinas potenciales en nuestros propios cuerpos, sino también también contaminando ecosistemas enteros y matando animales marinos preciosos.

¿Cómo puedes proteger el océano?

La clave para abordar el plástico oceánico es evitar que llegue allí en primer lugar, pero la solución no solo radica en el reciclaje.

“Necesitamos reutilizar y rellenar”, dice Ojeda. “Los consumidores están haciendo muchas cosas, pero si tú como consumidor vas al supermercado y no puedes comprar algo que no esté envuelto en plástico, no es tu culpa. Tú eres una persona. Son compañías; las compañías necesitan tomar el paso, necesitan liderar el cambio, y los gobiernos deben presionar a las compañías.

MIRA: Este adolescente puede tener una solución para el plástico en el océano

“Para que los océanos se recuperen, necesitamos detener los (plásticos) ahora. Si estamos pensando que podemos detenerlos en 10 años, podemos eliminarlos gradualmente, no: tenemos que detener el plástico de un solo uso. Entonces los mares tendrán tiempo para limpiarse”.

“Necesitamos observar todas las formas en las que no entendemos el destino del plástico”, dice Robbie Smith, ecólogo marino y curador del Acuario y Zoológico de Bermudas. “El reciclaje es terrible, incluso en Estados Unidos. Los países se enfrentan a la realidad, pero no están listos para cerrar el grifo”.

“Necesitamos observar los tipos de plástico que estamos usando y eliminar los que no se pueden reciclar. Necesitamos ordenar las fuentes terrestres (vertederos y similares). Necesitamos ser más respetuosos de que el plástico puede ser una gran herramienta, pero puede convertirse en una pesadilla”, agrega.” No hay una solución rápida. Nada se va rápido. El plástico tarda una o dos décadas en llegar a la cuenca hidrográfica”.

Pocos de nosotros somos testigos de lo que hay en los océanos abiertos lejos de nuestros hogares, que es uno de los muchos desafíos para la protección del océano y la razón por la que pocos entienden realmente cómo la situación es grave. Fuera de la vista, fuera de la mente.

Pero en realidad, está terminando justo frente a nosotros, y dentro de nosotros, aunque no podamos verlo.

The-CNN-Wire™ & © 2018 Cable News Network, Inc., a Time Warner Company. Todos los derechos reservados.

Comparte este artículo: