Línea Directa: 414-777-5818 | TuVoz@telemundowi.com
Patrocinado Por:

El modelo citado por la Casa Blanca dice que 82.000 personas podrían morir de coronavirus para agosto, incluso con distanciamiento social

Por Mariana Toro

(CNN) — La decisión del presidente Donald Trump de extender las pautas de distanciamiento social hasta el 30 de abril se produjo después de que los funcionarios revisaron 12 modelos estadísticos diferentes, dijo la doctora Deborah Birx, coordinadora de respuesta al coronavirus de la Casa Blanca, durante una conferencia de prensa el domingo.

Pero parada en el Jardín de las Rosas, Birx también mencionó otro modelo, creado independientemente, que “terminó con los mismos números”. Ese análisis, que está a disposición del público, pinta una imagen sombría de lo que vendrá en Estados Unidos, incluso con distanciamiento social.

A partir del lunes por la mañana, se estima que más de 2.000 personas podrían morir cada día en Estados Unidos a mediados de abril, cuando se pronostica que el virus afectará más al país. El modelo, que se actualiza regularmente, predice que se necesitarán 224.000 camas de hospital, 61.000 más de las que hay, el 15 de abril, cuando se estima que Estados Unidos alcanzará el “uso máximo de recursos”.

Y suponiendo que el distanciamiento social continuará hasta mayo, encuentra que, para agosto, alrededor de 82.000 personas en Estados Unidos podrían morir a causa de covid-19.

Señalando el modelo el domingo, dijo que “se puede ver la preocupación que tenemos con el creciente número de posibles víctimas mortales”.

El análisis se basa en datos de Italia, China y Estados Unidos, utilizando experiencias pasadas para predecir el futuro.

Al igual que muchos modelos, las proyecciones son imperfectas, pero los investigadores detrás del proyecto aún llegaron a una conclusión inquietante: “Incluso con las medidas de distanciamiento social promulgadas y sostenidas, la demanda máxima de servicios hospitalarios debido a la pandemia de covid-19 probablemente va a exceder la capacidad sustancialmente”.

LEE: Coronavirus 31 de marzo: Aumentan los casos en América Latina; EE.UU. superó las 3.000 muertes

‘Un número alarmante’

Diseñado por el Instituto de Medición y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington, el modelo se basa en información de gobiernos estatales y nacionales, grupos de hospitales y la Organización Mundial de la Salud.

Birx, la funcionaria de salud de la Casa Blanca, también mencionó el modelo a Chuck Todd en “Meet the Press” este fin de semana. “Ningún estado, ningún área metropolitana se salvará”, dijo durante la entrevista.

Los funcionarios estatales y locales deben reaccionar rápidamente a la amenaza del coronavirus y adoptar medidas de distanciamiento social, dijo, para que “podamos avanzar juntos y proteger a la mayoría de los estadounidenses”.

Las muertes podrían ser mayores si los estados no promulgan esas medidas, o si las personas no las siguen.

El modelo, por ejemplo, supone que los funcionarios limitarán el contacto social hasta mayo: cerrar escuelas, promulgar medidas para quedarse en casa y limitar los viajes y los negocios no esenciales. Para los estados que no implementan al menos tres de las cuatro medidas, las estimaciones del modelo para el uso hospitalario y las muertes aumentarán.

“Nuestra estimación de 81.000 muertes en Estados Unidos durante los próximos 4 meses es un número alarmante”, escribieron los investigadores, “pero este número podría ser sustancialmente mayor si no se aborda el exceso de demanda de recursos del sistema de salud y si las políticas de distanciamiento social no son implementadas y aplicadas vigorosamente en todos los estados”.

El principal especialista en enfermedades infecciosas del país, el Dr. Anthony Fauci, dijo a Jake Tapper de CNN el domingo que sustancialmente más personas podrían morir: “Mirando lo que estamos viendo ahora, diría que podrían ocurrir 100.000 y 200.000 muertes”.

“Pero no quiero estar sujeto a eso”, dijo Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas. Advirtió que el modelado es imperfecto y dijo: “Simplemente no creo que realmente necesitemos hacer una proyección cuando es un objetivo tan móvil que puede equivocarse tan fácilmente y engañar a la gente”.

MIRA: Dr. Fauci: El presidente vio los datos y lo entendió

Los estados enfrentan desafíos diferentes

En lugares ya afectados por el virus, como Nueva York, se prevé que esa fecha llegue antes. El estado necesitará alrededor de 71.574 camas de hospital el 9 de abril, lo que provocará una escasez de más de 58.564 camas, según el modelo. Nueva York también necesitará unos 8.855 respiradores.

El gobernador del estado, Andrew Cuomo, piensa que la realidad podría ser más grave.

Ha pedido 30.000 respiradores en el estado, y el sábado dijo que Nueva York necesitará alrededor de 140.000 camas en el ápice del virus, que pronostica que estarán a 14 o 21 días de distancia. Quizás impulsado por esas predicciones, el gobernador ha trabajado agresivamente para construir capacidad hospitalaria.

El lunes, se abrirá un hospital de 1.000 camas en un centro de convenciones de Nueva York, y el gobernador Cuomo dijo el sábado que Trump había aprobado cuatro nuevas instalaciones médicas de emergencia en el estado, proporcionando 4.000 camas adicionales. El USNS Comfort, un hospital naval, también llegó esta semana, trayendo 1.000 camas, que se usarán para pacientes que no tienen covid-19.

Se espera que otros estados necesiten muchas menos camas, según el modelo. Florida, por ejemplo, no alcanzará el “uso máximo de recursos” hasta el 3 de mayo. Y aunque se proyecta que el estado necesitará casi 17.000 camas de hospital en ese momento, tendrá al menos 20.000 disponibles. Sin embargo, aún se pronostica que más de 6.000 personas allí morirán en agosto.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, ha trabajado para limitar la propagación comunitaria en el estado, enfocando su ira en los neoyorquinos y estableciendo puntos de control para los viajeros del estado. “El punto es que necesitamos que esas personas se autoaislen por 14 días”, dijo DeSantis el sábado.

Sin embargo, durante semanas, DeSantis se resistió a los llamados a tomar medidas agresivas en Florida, negándose a cerrar las playas del estado y eligiendo limitar las reuniones allí a 10 personas.

El Dr. Scott Gottlieb, ex comisionado de la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), dijo en un tuit del domingo que “Florida está en riesgo de convertirse en el epicentro principal de la propagación epidémica de #covid-19 en las próximas semanas”.

Agregó que “Miami parece ser un punto importante. Los brotes fueron evidentes allí hace semanas. Y el estado tardó en implementar los pasos de mitigación, y probablemente exportó gran parte de su infección”.

A medida que haya más información disponible, el modelo de coronavirus de IHME podría cambiar y las perspectivas de los estados podrían empeorar si no se promulga y se sigue el distanciamiento social obligatorio.

LEE: Estados de EE.UU. intentan detener el acaparamiento de posibles medicinas para el coronavirus

“La incertidumbre en el transcurso del tiempo de la epidemia, su duración y el pico de utilización y muertes es grande en esta etapa temprana de la epidemia”, escribieron los investigadores que crearon el modelo. “Dado esto, es crítico actualizar estas proyecciones a medida que se recopilan nuevos datos sobre muertes en Estados Unidos”.

Sin embargo, a partir de ahora, el modelo predice que otro gran estado, California, no tendrá escasez de camas de cuidados intensivos en su apogeo. Pero Louisiana, un estado mucho más pequeño, necesitará 700 más de lo que necesita.

El estado del sur es un epicentro de coronavirus incipiente, con más de 180 muertes hasta ahora. California, que tiene 35 millones más de residentes, ha informado de unas 120 muertes.

Si bien se espera que Louisiana sea el más afectado el 10 de abril, el modelo predice que el pico de California se producirá aproximadamente dos semanas después, lo que le dará al estado más tiempo para prepararse para un aumento repentino en los casos.

Birx reconoció la semana pasada que los plazos diferirían en todo el país, diciendo que “cada estado y cada punto de acceso en Estados Unidos será su propia curva, porque las semillas llegaron en diferentes momentos”.

LEE: El terrible y creciente número de muertes por coronavirus en EE.UU. hace que Trump acepte la realidad

Los modelos son imperfectos, dicen los investigadores

Los investigadores detrás del modelo advierten que sus predicciones son imperfectas.

Se basan en parte en información de EE. UU. e Italia, pero el modelo también utiliza datos de Wuhan, China, donde los funcionarios implementaron agresivamente cuatro medidas de distanciamiento social: cerrar escuelas, cerrar negocios no esenciales, ordenar a los residentes que se confinen en sus casas y la restricción de viajes.

Los investigadores asumieron que solo tres de esas medidas, no las cuatro, serían suficientes en EE. UU. para seguir una trayectoria similar a la de Wuhan. Pero “es plausible que requiera las 4 medidas”, escribieron los investigadores en un documento que acompaña a los datos.

En Estados Unidos, por ejemplo, los estados aún tienen que ordenar prohibiciones de viaje legalmente vinculantes. Pero muchas regiones han cerrado escuelas, ordenado el cierre de negocios y le han dicho a la gente que se quede en casa.

Hay países y lugares “que han hecho un poco más que estas tres medidas”, dijo Ali Mokdad, profesor de ciencias de métricas de salud en el Instituto de Métricas y Evaluación de Salud de Washington.

“Han cerrado los aeropuertos y han cancelado los viajes dentro y fuera del país”, dijo Mokdad, quien trabajó en el modelo.

Muchas restricciones en Estados Unidos también han sido voluntarias, sin la aplicación agresiva observada en China. Los investigadores escribieron que “llevará tiempo evaluar si la adhesión al distanciamiento social es fundamentalmente diferente en Estados Unidos en comparación con Wuhan”.

LEE: El número de muertos por coronavirus en Italia supera los 10.000. Muchos se preguntan por qué la tasa de letalidad es tan alta

El modelo tiene en cuenta algunas diferencias entre países, como la edad de la población, pero no considera otros factores que podrían afectar la cantidad de personas que mueren durante una epidemia. La prevalencia de la enfermedad pulmonar crónica, por ejemplo, podría afectar las tasas de mortalidad.

El análisis predice números específicos, como 82.000 muertes en EE. UU. hasta agosto, pero también ofrece una gama de posibilidades. Estima que las muertes totales en EE. UU. para agosto podrían ser tan bajas como 39.000, por ejemplo, o tan altas como 141.000.

Fauci, el especialista en enfermedades infecciosas, dijo el domingo que “cuando alguien crea un modelo, hace varias suposiciones, y el modelo es tan bueno y tan preciso como sus suposiciones”.

Esos modelos “dan el peor de los casos y el mejor de los casos”, dijo. “En general, la realidad está en algún punto intermedio”.

LEE: El coronavirus desata una peligrosa plaga de predicciones del fin del mundo

Las cosas todavía pueden cambiar, dicen los investigadores

Una cosa parece segura: a medida que la demanda de atención médica se dispara, los hospitales han enfrentado, y continuarán enfrentando, decisiones difíciles. En Nueva York, por ejemplo, un sistema hospitalario prohibió todas las visitas, incluidas las parejas durante el parto, antes de ser anulada por el gobernador.

En Queens, un trabajador de la salud le dijo a CNN que había una mentalidad de “sálvese quien pueda” cuando se trataba de equipos de protección en el hospital.

Y una carta de un sistema hospitalario de Michigan, redactada para un posible peor de los casos, describió cómo se podría racionar la atención: “Los pacientes que tienen la mejor oportunidad de mejorar son nuestra primera prioridad”.

Pero las cosas aún podrían mejorar, especialmente en estados que todavía están a semanas de sus picos.

Cancelar los procedimientos electivos y alentar a las personas a que solo busquen la atención necesaria podría liberar los hospitales, dijeron los investigadores. La reutilización del espacio no utilizado, como quirófanos, cuartos del personal y pasillos, podría aumentar temporalmente la capacidad de camas. Y los hospitales podrían atraer personal adicional al aumentar las horas extra, volver a contratar trabajadores y utilizar voluntarios.

OPINIÓN: “Soy un soldado en esta batalla y tengo miedo”, dice un doctor

En Nueva York, el epicentro del coronavirus de la nación, alrededor de 1.000 personas ya han muerto después de haber sido contagiadas. Pero Cuomo anunció el viernes que más de 60.000 profesionales médicos, incluidos los profesionales retirados, ya se han ofrecido para ofrecer sus servicios como voluntarios. Hasta 10.000 personas se inscribieron en un día la semana pasada.

Mokdad, el profesor que trabajó en el modelo, subrayó la importancia de ese espíritu, en Estados Unidos y en todo el mundo. “Esta pandemia ha demostrado claramente para todos nosotros que necesitamos trabajar juntos”, dijo.

LEE: Estos médicos inmigrantes quieren ayudar a combatir el coronavirus en EE.UU., pero están atrapados al margen

“No hay nada positivo en que este virus destruya personas y economías”, dijo Mokdad. “Pero espero que trabajemos juntos como países a partir de ahora, en lugar de decir que es China, es Irán, y así sucesivamente. De lo contrario, nos afectará a todos. Esta es una lección para todos nosotros para unirnos y salvar vidas “.

The-CNN-Wire™ & © 2018 Cable News Network, Inc., a Time Warner Company. Todos los derechos reservados.

Comparte este artículo: