El Tribunal Supremo da la razón a los médicos que impugnan sus condenas en el caso de la "fábrica de píldoras" de opiáceos

Publicado originalmente: 27 JUN 22 10:32 ET

Actualizado: 27 JUN 22 11:12 ET

Por Ariane de Vogue y Chandelis Duster, CNN

(CNN) - La Corte Suprema falló este lunes a favor de dos médicos que fueron condenados por prescribir opioides peligrosos sin una justificación médica válida, violando la ley federal.

Los abogados de los médicos apelaron sus condenas, argumentando que un jurado debería haber podido considerar si creían razonablemente que estaban actuando dentro de los límites profesionales. El gobierno había argumentado que ese criterio no era necesario.

El fallo del tribunal a favor de los médicos fue unánime, pero los jueces difirieron 6-3 en el fundamento jurídico.

El juez Stephen Breyer, que escribió para la mayoría, dijo que para que el procesamiento de los médicos tenga éxito, el gobierno "debe probar más allá de una duda razonable que el acusado actuó a sabiendas o intencionalmente de manera no autorizada".

El llamado caso de la "fábrica de píldoras" -que se produce en medio de una crisis nacional de opioides- enfrenta la capacidad de un médico para dispensar sustancias controladas para el tratamiento del dolor con la presión del gobierno para procesar a los médicos que recetan medicamentos peligrosos en ausencia de una justificación médica.

Los tribunales inferiores se han dividido en cuanto a la norma que debe utilizarse para determinar si un médico debe ser acusado de responsabilidad penal. Mientras que algunos tribunales han dicho que la creencia de buena fe de un médico de que estaba actuando dentro de las normas médicas no es relevante para la responsabilidad penal, otros han dicho que el gobierno debe demostrar que un médico prescribió medicamentos a sabiendas en circunstancias ilegales. Dicen que la ley no pretendía criminalizar una conducta bien intencionada cuando un médico prescribe medicamentos para tratar a pacientes con necesidades médicas legítimas.

La opinión del tribunal del lunes hará menos difícil que los pacientes reciban ciertos tratamientos. En otros ámbitos, el tribunal ha expresado su preocupación por el uso excesivo del derecho penal federal que podría amenazar conductas inocentes.

"La decisión de hoy pone la carga en el gobierno cuando procesa a los médicos por prescribir indebidamente sustancias controladas, para demostrar no sólo que la prescripción no sirvió un propósito médico legítimo, sino que el médico lo sabía cuando la escribió", dijo Steve Vladeck, analista de la Corte Suprema de CNN y profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Texas. "En ese sentido, probablemente arma a los médicos de cara al futuro con una fuerte defensa de que cometieron un error de buena fe, lo que podría ayudarles a evitar la responsabilidad penal, aunque quizás no las repercusiones civiles o éticas".

El litigio afectaba al médico especialista en tratamiento del dolor Xiulu Ruan, que dirigía una clínica médica en Alabama llamada Physicians Pain Specialists, así como a Shakeel Kahn, que dirigía una consulta similar en Arizona.

Ambos fueron condenados en virtud de la Ley de Sustancias Controladas, que tipifica como delito que una persona dispense "a sabiendas o intencionadamente" una sustancia controlada, y recibieron largas condenas. Según la ley, hay una excepción para un profesional de la salud con licencia que está autorizado a dispensar algunos de los medicamentos con receta, pero la prescripción debe estar dentro del "curso habitual de la práctica profesional".

Es decir, las recetas sólo son legales si se expiden con un fin médico legítimo.

Una "crisis masiva a nivel nacional en el abuso de opioides de prescripción

Entre enero de 2011 y mayo de 2015, la clínica de Ruan expidió casi 300.000 recetas de sustancias controladas que le hicieron ganar más de 3 millones de dólares. Más de la mitad de los fármacos recetados eran los llamados de la Lista II, que se encuentran entre los más peligrosos del mercado. Incluyen opioides como el fentanilo, la hidrocodona, la morfina y la oxicodona, que pueden enmascarar el dolor pero también provocar adicción. La clínica fue allanada por el FBI y los médicos fueron acusados de dirigir una "fábrica de píldoras" que prescribía sustancias controladas sin fines médicos legítimos.

Un abogado de Kahn reconoció que su consulta "no respondía al modelo de coherencia que cabría esperar de una consulta especializada en el tratamiento del dolor a largo plazo", especialmente porque algunos de sus pacientes vendían los medicamentos.

"El Dr. Kahn testificó que no habría expedido recetas a personas que sabía que vendían sus medicamentos", dijeron sus abogados al tribunal. Fue condenado a 25 años de prisión.

Lawrence S. Robbins, abogado de los Ruan, argumentó que los médicos no pueden ser condenados en virtud de la ley sin tener en cuenta si "creían razonablemente" o "tenían la intención subjetiva" de que las recetas entraban en el curso habitual de la práctica profesional.

En otras palabras, dijo Robbins, el gobierno debe probar que los médicos carecían de una base de buena fe para emitir recetas.

El Departamento de Justicia, por su parte, argumentó que las creencias de buena fe de un médico no lo aíslan totalmente de la acusación.

En los escritos, el gobierno señaló que en los últimos 20 años se ha producido una "crisis masiva a nivel nacional en el abuso de opioides de prescripción", y que las muertes por sobredosis tienen un promedio de más de 40 por día con un total de más de 165.000 muertes de este tipo desde 1999.

El procurador general adjunto, Eric Feigin, dijo a los jueces que los abogados de los médicos estaban "pidiendo realmente a este Tribunal que transforme sus registros (de la Administración de Control de Drogas), que se basan en la idea de que realmente están practicando la medicina, en licencias para, según sus propias opiniones subjetivas, violar la norma general de que la venta de drogas es ilegal".

Dijo que "quieren estar libres de cualquier obligación, incluso de realizar un mínimo esfuerzo para actuar como médicos cuando prescriben dosis peligrosas, altamente adictivas y, en un caso, letales de medicamentos a pacientes confiados y vulnerables."

Este artículo ha sido actualizado con información adicional.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc, una compañía de WarnerMedia. Todos los derechos reservados.

Comparte este artículo:
Are you sure you want to delete this comment?
Close
Are you sure you want to delete this comment?