Europa se encuentra en una nueva fase de reapertura, pero está lejos de ser un regreso a la normalidad

Por Mariana Toro

Roma (CNN) — Millones de personas en toda Europa volvieron a algo un poco similar a su antigua vida el lunes a medida que más países de todo el continente comenzaron a reabrir después de semanas o meses de bloqueos relacionados con el coronavirus. Pero no todos están contentos con cómo se ve la “nueva normalidad”.

Las empresas italianas se preguntan cómo sobrevivirán a medida que las restricciones se alivian pero no se eliminan por completo. Los estudiantes regresan a las escuelas con distanciamiento social en Alemania, donde las peluquerías recientemente reabiertas se enfrentan a una gran demanda para corregir los errores de semanas de cortes de pelo en casa. Los belgas pueden usar nuevamente el transporte público, pero los tapabocas son obligatorios, mientras que las pequeñas tiendas están reabriendo en Grecia y Portugal.

La “Fase 2” del plan de Italia para aliviar las restricciones comenzó el lunes, con más de 4 millones de personas que esperan regresar al trabajo, algunos servicios de transporte público restaurados y muchas empresas reabiertas, anunció el primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, en Facebook. “Como nunca antes, el futuro del país estará en nuestras manos”.

Aunque industrias como los textiles y la manufactura se están reiniciando, muchas tiendas no esenciales permanecen cerradas. Si bien los bares y restaurantes pudieron reabrir a partir del lunes, solo pueden ofrecer comida para llevar.

MIRA: Así de fácil te puedes contagiar de coronavirus en un restaurante y es por esto que los expertos temen las reaperturas

Franco, el dueño del bar Il Bello Cafe en Roma, dijo que la reducción parcial de las restricciones no sería suficiente para mantener a flote a muchos establecimientos.

“Acabo de volver a abrir hoy, pero ni siquiera vale la pena. Hay muy poco trabajo para nosotros, pocas personas entran, pero el bar no se trata solo de comprar un café o un capuchino, se trata de una conversación. Es social”, dijo Franco a CNN, quien declinó dar su apellido. “El Gobierno hace lo que tiene que hacer para la pandemia, pero el bar y nuestro trabajo es otra cosa: no se ajusta a estas medidas”.

Dijo que todavía estaba pagando alquiler, electricidad y gas, pero solo ganaba el 30% de lo que ganaba antes del cierre. “Mi personal está preocupado, pero yo también. Puede que tenga que cerrar y he estado aquí 14 años”, dijo. “Habrá muchos despidos pronto en esta línea de negocio”.

El Gobierno italiano dijo que para reabrir completamente las tiendas, bares y restaurantes debe reducir la tasa de reproducción del coronavirus a 0,5, lo que significa que cada italiano infectado está infectando a menos de una persona más (un “valor R0” de 1, por ejemplo, significa que cada persona infectada está infectando a otra persona). Para reabrir teatros, convenciones y estadios, Italia quiere que el número sea lo más cercano posible a 0. Actualmente, la cifra es de alrededor de 0,6-0,7 a nivel nacional.

Dueños de restaurantes, bares y tiendas en Italia la semana pasada “entregaron sus llaves” a los alcaldes locales en protesta por la lenta reapertura, y Conte se disculpó el viernes por un retraso en los pagos de ayuda financiera a las empresas afectadas por la pandemia.

Una carta conjunta de 13 de las 20 regiones italianas el miércoles pasado solicitó al Gobierno “que garantice la posibilidad de reabrir las actividades a todos aquellos que respetan las medidas ya previstas” por el decreto de cierre. “Está claro que la salud es el primer objetivo esencial, pero no puede ser el único”, agregó la carta.

Fila para entrar a una peluquería en Berlín.

También hubo frustraciones en otros países. Los peluqueros alemanes abrieron el lunes después de semanas de cierre, pero los clientes no pueden entrar: ahora necesitan una cita y en Berlín tienen que completar un cuestionario.

Una peluquería en Hamburgo dijo que estaba “invadida” por los clientes, mientras que Udo Walz, peluquero de las estrellas en Berlín, le dijo a CNN que sus salones estaban reservados para las próximas tres semanas.

“Estaba en el local esta mañana, todos usan máscaras, los clientes, los peluqueros, es un poco divertido”, dijo Walz. “La mayoría de los clientes muestran 2 centímetros de raíces. Algunos trataron de cortarse el cabello ellos mismos o cubrir el color, pero eso generalmente salió mal, aunque di consejos por teléfono”.

Las peluquerías deben seguir las reglas de distanciamiento social, por lo que Walz dijo que una silla de por medio debe permanecer vacía, lo que funciona para él, ya que tiene grandes salones. Si bien Walz no tuvo que despedir a ninguno de sus 86 empleados, reconoció que han perdido financieramente. “No recibieron propinas y eso es importante ya que tenemos una buena clientela. Su salario se redujo un poco, pero tenemos un gran equipo”.

Otros países europeos están relajando gradualmente las restricciones. España permitió salir a hacer ejercicio individual este fin de semana por primera vez en siete semanas. Portugal abre pequeñas tiendas el lunes, y las personas en Bélgica pueden viajar en transporte público, pero deben usar máscaras, informa AFP.

MIRA: Así se ve la “nueva normalidad” en las calles de España

El tráfico aumentó en las calles griegas el lunes a medida que las pequeñas tiendas, incluidos los salones de belleza, las florerías y las librerías se reabrieron y se formaron filas fuera de los minoristas de electrodomésticos, informó Reuters. Grecia, que ha sido elogiada por su respuesta al coronavirus, planea recibir a los turistas nuevamente este verano.

Mientras tanto, el Reino Unido aún no ha relajado las restricciones, pero también está haciendo planes para volver al trabajo. Según los informes de los medios de comunicación británicos, un borrador del plan del Gobierno está analizando los comienzos escalonados, maximizando el trabajo remoto y las medidas de higiene, como el distanciamiento de dos metros y las pantallas físicas.

LEE: El lado oscuro de trabajar desde casa: la soledad

El ministro de Transporte del Reino Unido, Grant Shapps, dijo que pronto habrá más transporte público, aunque sugirió que se alentaría a las personas a caminar o montar en bicicleta cuando regresen a trabajar. La sugerencia fue recibida con preocupación por los tres principales sindicatos ferroviarios de Gran Bretaña, quienes dijeron en una carta al primer ministro el lunes que ahora no era el momento de operar más trenes porque no había acuerdo sobre cómo proteger a los trabajadores y pasajeros.

El ministro de la Oficina del Gabinete, Michael Gove, dijo en la sesión informativa de Downing Street el domingo que “lo peor que se podría hacer” sería relajar prematuramente las medidas y arriesgarse a un segundo pico en la enfermedad. Dijo que el Reino Unido debe proceder con precaución, planteando serias preguntas sobre cuál podría ser el impacto financiero a largo plazo.

A medida que Europa se reabre, la gran pregunta es cómo se verá el otrora vibrante continente a medida que avanzamos hacia un futuro diferente al que todos esperábamos. Ciertamente ha cambiado para siempre.

Emma Reynolds escribió desde Londres, Valentina Di Donato informó desde Roma y Stephanie Halasz informó desde Londres. Sharon Braithwaite y Lindsay Isaac contribuyeron con informes.

The-CNN-Wire™ & © 2018 Cable News Network, Inc., a Time Warner Company. Todos los derechos reservados.

Comparte este artículo:
 
Are you sure you want to delete this comment?
Close
Are you sure you want to delete this comment?