La familia de Darrell Brooks escribe en una carta a los medios de comunicación

MILWAUKEE (TELEMUNDO WI)--En una carta enviada a los medios de comunicación el miércoles 1 de diciembre por la mañana, la familia de Darrell Brooks, el hombre acusado de matar a seis personas en el ataque del desfile navideño de Waukesha, expresa sus condolencias a las víctimas y pide espacio.

Lea la carta completa a continuación:


"El Señor ha hablado a mi corazón esta mañana y me ha dicho que es hora de hablar.

Numerosos medios de comunicación se han puesto en contacto conmigo para que haga una declaración y hasta ahora me he resistido a hablar. Debido a la forma en que mi familia y yo hemos sido y atacados en los medios de comunicación y cualquier cosa que diga será sacada de contenido.

Espero que lo que voy a decir no sea editado y se haga público en su totalidad.

Nosotros, la familia de Darrell Brooks, queremos dar nuestras condolencias a las familias de aquellos que fueron tomados tan trágicamente y a todos los que fueron heridos, y también a la comunidad de Waukesha. Estamos profundamente entristecidos y nuestros corazones están destrozados por lo ocurrido en un día reservado para que la comunidad se reúna y celebre. Lo que debía ser un día alegre se convirtió en un día de tragedia y dolor de corazón. Un día que deseamos con todo nuestro corazón que nunca hubiera ocurrido.

Darrell no viene de una mala familia como mucha gente ha dicho. Viene de una familia cristiana muy cariñosa y es nieto de ministros. Darrell ha sufrido problemas de salud mental desde que era muy joven. En esos años recibió asesoramiento y estuvo bajo medicación. Cuando llegó a la edad adulta se tomó la decisión de que ya no padecía una enfermedad mental. Esa decisión le dejó sin seguro ni medios económicos para pagar la medicación y, cuando se determinó que era necesario, el tratamiento psicológico. Las enfermedades mentales no son baratas de tratar, pero qué es más importante los dólares que se gastan en el tratamiento y los recusos o las vidas que se pierden.

En lugar de ofrecer ayuda y recursos para combatir el problema se le dio una celda en la cárcel. Una y otra vez. Cuando la enfermedad mental no se trata adecuadamente la persona se vuelve más y más enferma. No desaparece una vez que la persona se hace adulta.

No estamos poniendo excusas pero creemos que lo que ha pasado es porque no se le dio la ayuda y los recursos que necesitaba. Lo que se necesitaba eran instituciones equipadas y con personal capacitado, así como recursos en las comunidades donde viven las personas que sufren enfermedades mentales.

La cárcel no es la respuesta, porque se les devuelve a la sociedad más enfermos de lo que estaban cuando entraron. Todos vemos la tragedia que eso puede suponer.

Nosotros, como sociedad, debemos tomarnos en serio las enfermedades mentales, arreglando un sistema roto o sufriendo las consecuencias,
Es triste decir que lo que ocurrió en Waukesha seguirá ocurriendo en todo el país, de una forma u otra, con la pérdida de más vidas inocentes y el dolor de las familias y las comunidades.

La enfermedad mental es real y el sistema está roto, puede y debe ser arreglado AHORA, no el próximo año o con una nueva legislación AHORA. Muchos como Darrell que han caído en las grietas debido a un sistema roto que nadie se preocupó de abordar, o que puedan obtener la ayuda que tanto necesitan.

Las enfermedades mentales afectan a todos los ámbitos de la vida y habitan en todas las comunidades.

Vive en nuestros hogares, vive en la puerta de al lado, está en nuestras escuelas, en la tienda de comestibles, en los centros comerciales, en el cine y en otros lugares de entretenimiento, y en los lugares de religión, y en muchos otros lugares de nuestras comunidades, incluso en los desfiles.

Lo siguiente es que primero nuestros corazones tienen que sanar y tenemos que unirnos, y ponernos a trabajar y hacer lo que sea necesario para arreglar un sistema que ha estado roto durante demasiado tiempo. Mi familia y yo rezamos para que nuestro Dios y Salvador Jesús los conforte y fortalezca a cada uno de ustedes, y les dé una paz que va más allá del entendimiento.

También pido respetuosamente a los medios de comunicación que no invadan mi casa, que no llamen ni envíen correos electrónicos, yo y mi familia necesitamos tiempo para el duelo también.

Que Dios los bendiga a todos y cada uno de ustedes.

Dawn Woods y familia".



Comparte este artículo:
 
Are you sure you want to delete this comment?
Close
Are you sure you want to delete this comment?