Please note: Over-the-air viewers in Milwaukee need to re-scan televisions on Friday, October 18 to continue to receive CBS58, WMLW, MeTV, Telemundo Wisconsin, Heroes & Icons, Bounce, Decades, Start TV, Movies! and most other local channels. Those viewers unable to currently receive these stations over-the-air should see improved reception on October 18. Cable and satellite viewers are not impacted.

Further information on the re-scan can be found at:
https://www.cbs58.com/rescan

Línea Directa: 414-777-5818 | TuVoz@telemundowi.com
Patrocinado Por:

La Luna jugó un papel crucial durante la invasión del Día D en Normandía

Por Melissa Velásquez Loaiza

(CNN) — La invasión de los aliados el Día D en Normandía comenzó con paracaidistas y soldados que volaban por el aire en planeadores en la oscuridad de la madrugada. Y una Luna llena iluminó el camino.

Primero aterrizaron en la playa, capturaron puentes costeros y abrieron caminos para la flota entrante que transportaba tropas.

Muchos relatos históricos citan la importancia de que la Luna tardara en salir para que el asalto aerotransportado hubiera sido exitoso, permitiendo que la operación fuera secreta.

Sin embargo, el astrónomo de la Universidad Estatal de Texas Donald Olson dice que estos relatos son incorrectos y que la Luna salió temprano ese fatídico día. La descripción de que la Luna ese día se demoró en salir era contraria a las declaraciones del general Dwight D. Eisenhower y el primer ministro Winston Churchill. Los líderes aliados señalaron que la luna llena era la clave para guiar el camino de cada etapa del asalto entre el 5 y el 6 de junio.

Y Olson se dio cuenta de que la luna que describían no coincidía con la marea durante la invasión. Cuando usó software astronómico, Olson vio que la Luna salió temprano ese día.

“No es es que la Luna hubiera salido tarde. La Luna realmente salió antes del atardecer el 5 de junio y permaneció en el cielo toda la noche”, dijo Olson. “No se asentó hasta después del amanecer. Alcanzó el punto más alto en el cielo a la 1:19 a. m., cerca del momento del asalto del puente británico Pegasus, y justo cuando comenzaron las operaciones aéreas estadounidenses”.

Olson fue capaz de rastrear el error hasta su fuente original.

“¿Por qué tantos autores usan la misma frase, ‘una Luna que salió tarde’? Todos están siguiendo a Cornelius Ryan, quien escribió eso en su libro ‘El día más largo'”, dijo Olson. “Es bastante claro que él fue quien lo propagó, pero no fue el que lo dijo primero. Lo rastreé hasta Walter Bedell Smith”.

Smith fue el jefe de personal de Eisenhower entre 1942 y 1945. Después de la guerra, Smith escribió una serie de artículos para el Saturday Evening Post que describían las motivaciones detrás de las acciones de los Aliados durante la guerra.

Smith escribió: “Para los aterrizajes en el aire … necesitábamos una luna llena que saliera tarde, para que los pilotos pudieran acercarse a sus objetivos en la oscuridad, pero tuvieran la luz de la luna para elegir las zonas de ataque”.

De hecho, aquellos que planearon la invasión tenían requisitos claros: abundante luz de la luna a lo largo de toda la tarde y marea baja cerca del amanecer.

Dada la posición del Sol y la Luna en relación con la Tierra, que determina la fuerza y el tiempo de la marea, así como cuándo ocurrirá esa marea en esta parte específica de la costa de Normandía, se requirió una Luna llena o nueva. Para que ocurriera durante la Luna llena, los Aliados podrían elegir entre el 5, 6 o 7 de junio.

En ninguna de estas noches la luna tardó en salir.

“Una invasión de primavera en mayo o junio fue ideal, porque eso dejaría todo el verano para que las fuerzas aliadas hicieran retroceder a las fuerzas alemanas antes de que llegara el mal tiempo con la llegada del otoño y el invierno”, dijo Olson. “Los preparativos para la invasión no se completaron en mayo, por lo que el general Dwight D. Eisenhower pospuso el asalto hasta junio.

“Los aliados querían poca agua para volar los obstáculos alemanes de la playa, pero también querían que el agua subiera para que pudieran encallar en la playa una embarcación y no se quedara varada”, explicó Olson. “Si aterrizaban en una marea descendente, la lancha de aterrizaje permanecerá atrapada allí hasta 12 horas. Esa es una parte importante del plan del Día D: el aumento de agua, justo después de la marea baja”.

Aterrizaron con marea baja, pero comenzaría a subir pronto, y rápidamente.

Lamentablemente, el momento de la marea fue un desafío para los aliados de otra manera. En la playa durante el aterrizaje, había una diferencia de casi 6 metros entre la marea baja y alta. Durante la marea baja, normalmente obstáculos submarinos colocados por los alemanes estaban expuestos y podían ser destruidos.

Pero solo 30 minutos antes de que subiera la marea, los equipos de demolición tuvieron que operar mucho más rápido de lo que esperaban mientras estaban bajo el fuego enemigo en la playa de Omaha.

A las 7 a. m., la marea subía 30 centímetros cada 10 minutos y aumentaba, por lo que los equipos de demolición solo pudieron despejar cinco de los obstáculos en lugar de los 16 que planearon inicialmente. Los obstáculos de playa restantes, que podrían hacer agujeros destructivos en los barcos o explotar al impacto, cobraron vidas aliadas. Más tarde, la playa se conocería como “Bloody Omaha”, o “la Sangrienta Ohama”.

The-CNN-Wire™ & © 2018 Cable News Network, Inc., a Time Warner Company. Todos los derechos reservados.

Comparte este artículo: