Paxlovid está ampliamente disponible, pero los detalles sobre quién lo recibe son escasos

Por Deidre McPhillips, CNN

(CNN) -- Paxlovid, un tratamiento antiviral para el Covid-19, fue aclamado como un cambio de juego en la pandemia gracias a su fuerte rendimiento en la reducción del riesgo de enfermedad grave. Los primeros problemas de suministro se han superado en Estados Unidos, y el medicamento es quizá más importante que nunca a medida que aumentan los recuentos de casos y se propagan las variantes más contagiosas en medio del estancamiento de las tasas de vacunación.

"Ahora mismo, con la gente que no utiliza las medidas de prevención y con las vacunas que no aumentan tan rápido como quisiéramos y no hay suficientes personas que se refuercen, la capacidad de tratar a las personas con alto riesgo de acabar en el hospital o de morir es realmente nuestra mejor herramienta potencial para reducir el impacto de la infección", dijo el Dr. Andrew Pavia, epidemiólogo y médico de enfermedades infecciosas de la Universidad de Utah.

Pero el gobierno federal no ha compartido ningún detalle sobre a quién se le está recetando Paxlovid, dejando a algunos expertos preocupados por el hecho de que, a medida que el Covid-19 se siga propagando, aquellos que todavía están en mayor riesgo no tengan el mismo acceso a esta siguiente línea de defensa.

"Sabemos que esta pandemia ha puesto de manifiesto todas las disparidades de nuestro sistema de atención sanitaria, todas las desigualdades, y hay muchas razones para pensar que el acceso a este medicamento será igual que otros problemas de esta pandemia", dijo Pavia, que también es miembro del Panel de Directrices de Tratamiento de Covid-19 de los Institutos Nacionales de Salud.

"Creo que es muy importante que sepamos cómo se está utilizando Paxlovid y si está llegando a todos los grupos que lo necesitan por igual".

Los obstáculos podrían agravar las desigualdades


La recopilación de datos demográficos en la atención sanitaria siempre es útil con el objetivo más amplio de hacer que el sistema sea más equitativo, dicen los expertos.

"Creo que lo más probable es que encontremos disparidades si miramos debajo del capó, como encontramos con la vacuna", dijo Steve Grapentine, farmacéutico especialista en enfermedades infecciosas pediátricas de la Universidad de California en San Francisco y miembro del panel de los NIH.

"La única forma de hacer mejoras y de controlar realmente la progresión de cualquier intervención que hagamos sería medirla", dijo.

Y hay algunas barreras inherentes al Paxlovid que hacen que esta información sea especialmente importante en este caso, dicen los expertos.

El Paxlovid funciona mejor cuando se utiliza a los pocos días de iniciarse los síntomas, pero requiere una receta médica, y a algunas personas les resulta más difícil llegar a un proveedor de atención médica a tiempo. Además, el Paxlovid puede tener interacciones negativas con otros fármacos y unas pautas de prescripción más complejas con las que puede resultar difícil que los médicos se familiaricen y que pueden afectar a la forma de prescribirlo.

"Es bastante probable que haya disparidades en el uso de Paxlovid en función del lugar de residencia de las personas y de sus ingresos y su raza. Pero creo que necesitamos tener visibilidad", dijo Pavia.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. ha actualizado recientemente un sitio web sobre la terapéutica Covid-19 para contabilizar el número de ciclos ordenados y el número administrado.

Hasta el jueves, se habían administrado unos 831.000 tratamientos de Paxlovid, de los casi 2,5 millones que se habían pedido desde que se autorizó el uso de emergencia del tratamiento a mediados de diciembre.

Un análisis más detallado muestra que algunos estados (como Nevada, Washington y Nueva York) han administrado una parte mucho mayor de su suministro que otros (como Dakota del Sur, Misisipi y Alabama).

Pero no hay datos demográficos amplios sobre a quién se le está recetando Paxlovid más allá de los totales a nivel estatal, al menos ninguno que se haya compartido públicamente.

En una hoja informativa publicada el jueves, la Casa Blanca dijo que la administración ha "pedido a todos los centros que dispensan antivirales orales que recopilen datos demográficos sólidos sobre las personas que reciben recetas de la terapéutica COVID-19".

"Estamos trabajando con nuestros socios farmacéuticos y proveedores de atención médica para entender mejor quién está recibiendo estos tratamientos", dijo un portavoz del HHS a la CNN. "Estos datos demográficos mejorarán nuestra capacidad para identificar -en tiempo real- cualquier brecha en el acceso y trabajar para aliviar rápidamente esas brechas".

Los grandes minoristas de farmacia fueron fundamentales a la hora de compartir información sobre la aceptación de la vacuna a principios del año pasado, y la CNN se puso en contacto con CVS y Walgreens para ver si se estaban realizando esfuerzos similares para hacer un seguimiento de la aceptación de Paxlovid. CVS dijo que "se ha comprometido a proporcionar a los funcionarios federales los datos demográficos que han solicitado", pero no quiso compartir más detalles, y Walgreens dijo que están en las "primeras etapas" de la recopilación de información sobre la base de una "solicitud reciente del gobierno federal".

Los negros, hispanos e indios americanos han tenido al menos el doble de probabilidades de ser hospitalizados con Covid-19 que los blancos a lo largo de la pandemia, pero no está claro si las personas de esos grupos pueden realmente recibir un tratamiento que puede reducir ese riesgo en casi un 90%.

En los últimos meses, las tasas de casos entre los asiáticos han sido más altas que las de cualquier otro grupo racial o étnico por primera vez en la pandemia, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU.. Pero no hay pruebas de que este tratamiento esté llegando a esas comunidades.

El objetivo es poder correlacionar la actividad de la enfermedad con "un aumento correspondiente de las prescripciones, si estamos haciendo lo necesario para evitar que la gente acabe en el hospital", dijo Pavia. "Pero hay que saber realmente dónde se dispensó el medicamento en relación con el momento en que la enfermedad estaba ahí para poder analizarlo".

El seguimiento de las recetas es diferente al de las vacunas

Los estados están obligados a informar al gobierno federal de la cantidad de producto que tienen en el inventario y la cantidad que se dispensa, pero cualquier detalle demográfico que el gobierno tiene es sólo anecdótico en este momento, según un alto funcionario de salud de la administración Biden.

El funcionario dijo que el gobierno ha estado trabajando con los estados para asegurarse de que el tratamiento está llegando a las poblaciones previstas. Pero la CNN se puso en contacto con los departamentos de salud de los 50 estados para ver si tenían más detalles demográficos sobre a quién se le está recetando Paxlovid; más de la mitad respondió, pero ninguno de ellos tenía tampoco esa información.

Algunos departamentos de salud estatales se refirieron a los esfuerzos locales para hacer llegar el Paxlovid a los proveedores de las zonas desatendidas, y algunos sugirieron que se pusieran en contacto directamente con los proveedores para obtener información más detallada sobre quién está recibiendo el medicamento.

El Departamento de Salud Pública de California señaló específicamente que, aunque existe "una gran cantidad de información demográfica y geográfica sobre quién recibe las vacunas Covid-19 en el estado", no ocurre lo mismo con los tratamientos.

De hecho, los estados tenían bases de datos de inmunización creadas mucho antes de la pandemia que permitían la notificación centralizada de las vacunas de Covid-19. Pero no existe un registro similar para los medicamentos recetados, por lo que las bases de datos privadas, dispersas entre los proveedores, son la única opción para recopilar información sobre quién está recibiendo Paxlovid.

El Departamento de Salud de Minnesota compartió que está trabajando con el Consorcio de Registros de Salud Electrónicos del estado para comenzar a reunir parte de esta información, pero que cualquier hallazgo estaría "a meses de convertirse en realidad".

Con la ampliación del suministro y el lanzamiento de la iniciativa "test-to-treat" de la administración Biden, el gobierno federal ha promocionado el hecho de que alrededor de 9 de cada 10 personas en los EE.UU. viven a menos de 5 millas de un sitio que está dispensando activamente antivirales como Paxlovid para tratar el Covid-19. Otro sitio web del HHS traza un mapa de miles de lugares en los que están disponibles los tratamientos contra el Covid-19.

Pero saber dónde se distribuyen los medicamentos sólo puede dar una idea aproximada de a quién van dirigidos, dicen los expertos.

"Eso no dice que se haya dispensado, no dice cómo ha llegado a los pacientes y a qué pacientes ha llegado", dijo Pavia. Los datos personales anonimizados pueden mostrar "no sólo dónde están los medicamentos en las estanterías o dónde llegó el medicamento al torrente sanguíneo cuando se necesitaba".

Se han realizado algunos trabajos para rastrear el mal uso de los antibióticos y las prescripciones de opioides de esta manera, pero los expertos dicen que todavía hay muchas oportunidades.

"Necesitamos una infraestructura y unos sistemas de datos más robustos a través de las historias clínicas electrónicas" que permitan una "evaluación más rutinaria de este tipo de cuestiones", dijo Grapentine.

"No sé si conocemos todas las intervenciones correctas para eliminar las disparidades, pero al menos si tenemos los datos, podemos ver el progreso de esas intervenciones y llegar a donde debería estar nuestro objetivo final, que es eliminar las disparidades en la atención sanitaria".

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc, una compañía de WarnerMedia. Todos los derechos reservados.

Comparte este artículo:
Are you sure you want to delete this comment?
Close
Are you sure you want to delete this comment?