Senadores de EE.UU. revelan un acuerdo sobre la frontera sur y un paquete de ayuda exterior para Ucrania e Israel antes de una votación clave

NOW: Senadores de EE.UU. revelan un acuerdo sobre la frontera sur y un paquete de ayuda exterior para Ucrania e Israel antes de una votación clave
NEXT:

(CNN) - Senadores de EE.UU. dieron a conocer el domingo un acuerdo fronterizo muy esperado y un paquete de ayuda exterior con asistencia para Ucrania e Israel, allanando el camino para una votación clave en la cámara esta semana en la que la legislación corre el riesgo de fracasar y, si se aprueba, establecerá un enfrentamiento con la Cámara.

El acuerdo tiene como objetivo empoderar a Estados Unidos para restringir significativamente los cruces de inmigrantes ilegales en la frontera sur. Si se aprueba, cambiaría dramáticamente la ley de inmigración por primera vez en décadas. El paquete legislativo completo tiene un total de US$ 118.200 millones.

El acuerdo fronterizo puso una de las cuestiones políticas más conflictivas en el centro de la agenda de política exterior del presidente Joe Biden y lo obligó a adoptar una postura más dura sobre un tema que ha sido un lastre antes de noviembre.

El compromiso implementaría límites estrictos a lo largo de la frontera sur de Estados Unidos que no han sido consagrados previamente en la ley y, de hecho, reduciría severamente el asilo en la frontera entre Estados Unidos y México, una ruptura con un protocolo de décadas de duración.

Esto es producto de meses de negociaciones bipartidistas con un trío de senadores: el senador demócrata Chris Murphy de Connecticut, la senadora independiente Kyrsten Sinema de Arizona y el senador James Lankford de Oklahoma, uno de los republicanos más conservadores de la cámara. Pero el expresidente Donald Trump y el presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, han criticado el acuerdo fronterizo por considerarlo demasiado débil, y su oposición amenaza con no dejar avanzar la legislación, que incluye ayuda a Ucrania e Israel en un momento clave en el que los dos aliados de Estados Unidos están envueltos en guerras.

Si el Congreso no puede aprobar el paquete legislativo, los legisladores tendrán que decidir si intentan aprobar la ayuda a Ucrania, Israel y Taiwán por separado de las medidas fronterizas y de inmigración.

Johnson anunció el sábado que la Cámara votará esta semana sobre un proyecto de ley independiente que proporcionará ayuda a Israel. El republicano de Louisiana pidió al Senado que apruebe ese proyecto de ley rápidamente, aumentando la presión sobre los senadores para que abandonen sus esfuerzos por mantener la ayuda a Israel vinculada a otras cuestiones.

Se desconoce si un paquete de ayuda exterior podría aprobarse por sí solo, ya que muchos republicanos del Senado han exigido una seguridad fronteriza más estricta a cambio de ayuda a esos aliados.

Se espera que el Senado celebre una votación de prueba clave sobre el paquete a más tardar el miércoles, pero esa votación inicial –sobre si iniciar el debate– requeriría 60 votos para ser aprobada, y no está claro si habrá suficiente apoyo para superar el obstáculo.

Los senadores republicanos corren el riesgo de desafiar a Trump si votan a favor y pueden ser aún más reacios a hacerlo ahora que Johnson ha señalado que el paquete estaría muerto al llegar a la Cámara.

El líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, calificó el acuerdo como “un paso monumental hacia el fortalecimiento de la seguridad nacional de Estados Unidos en el extranjero y a lo largo de nuestra frontera”.

"Las prioridades de este proyecto de ley son demasiado importantes para ignorarlas y demasiado vitales para permitir que la política se interponga en el camino", dijo el demócrata de Nueva York en un comunicado.

El líder republicano del Senado, John Thune, no se comprometió la semana pasada cuando se le preguntó si habrá suficiente apoyo de los republicanos del Senado para superar la oposición de Trump.

“No sé la respuesta todavía”, dijo Thune, el principal contador de votos del Partido Republicano, a Manu Raju de CNN.

Thune argumentó que "hay muchas políticas fronterizas conservadoras realmente buenas" en el acuerdo, pero también señaló: "Se ha convertido en un objetivo... y al final lo que se quiere es hacer ley".

En las últimas semanas, Trump ha presionado a los republicanos, tanto en privado como en público, para que se opongan al acuerdo, según fuentes republicanas familiarizadas con las conversaciones, en parte porque quiere hacer campaña sobre el tema y no quiere que Biden obtenga una victoria en una zona en la que es políticamente vulnerable.

Por el contrario, Biden respaldó el acuerdo fronterizo, diciendo en una declaración a finales del mes pasado que le daría como presidente “una nueva autoridad de emergencia para cerrar la frontera cuando se vea abrumada”, y prometió usar esa autoridad de inmediato si el proyecto de ley se convierte en ley.

La adopción por parte de Biden de medidas fronterizas más estrictas se produce mientras intenta defenderse de los ataques de Trump sobre la política de inmigración antes de las elecciones, pero corre el riesgo de poner al presidente en desacuerdo con sus aliados progresistas.

¿Qué hay en el acuerdo fronterizo?

Se espera que el acuerdo otorgue al Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) la posibilidad de tomar medidas drásticas contra los cruces fronterizos si el promedio diario de encuentros de migrantes llega a 4.000 en un lapso de una semana. Una vez que se active la medida, el secretario del DHS podría decidir prohibir en gran medida que los inmigrantes soliciten asilo si cruzaron la frontera ilegalmente, según una fuente familiarizada con el asunto.

Si los cruces de migrantes aumentaran por encima de los 5.000 en promedio por día en una semana determinada, el DHS estaría obligado a utilizar la autoridad, dijo la fuente. La medida cesa después de tres años.

Los inmigrantes aún podrían buscar asilo en un puerto de entrada. Se espera que el proyecto de ley codifique un proceso que requiere que el gobierno procese 1.400 solicitudes de asilo en los puertos de entrada, al mismo tiempo que eleva el estándar para el asilo y acelera el proceso, dijo la fuente.

Aquellos que no calificaron para asilo serán rápidamente deportados.

En conjunto, se espera que el acuerdo del Senado acelere el proceso de asilo para considerar los casos en un plazo de seis meses, en comparación con el sistema actual, según el cual los solicitantes de asilo pueden tardar hasta 10 años. También haría más difícil para los inmigrantes demostrar que son elegibles para recibir asilo.

Es poco probable que el acuerdo pueda tener efecto inmediato incluso si se aprobara, ya que requeriría inmensos recursos, incluida la contratación de personal adicional, lo que a menudo lleva meses.

Mike Johnson mantiene su oposición al acuerdo migratorio del Senado y a la política fronteriza de Biden en su primer discurso como presidente de la Cámara de Representantes

Como el acuerdo ha sido atacado por la ultraderecha, los negociadores del Senado han intentado disipar lo que dicen que son tergiversaciones del acuerdo. Los conservadores han argumentado que el paquete del Senado permitiría que miles de inmigrantes ingresen a Estados Unidos todos los días, una línea de ataque que los negociadores han rechazado.

"Creemos que al implementar rápidamente este sistema, las personas que vienen por razones económicas aprenderán muy rápidamente que este no es un camino para ingresar a nuestro país y no emprenderán el viaje a veces peligroso o traicionero hasta nuestra frontera", dijo Sinema, quien ha vivido su vida cerca de la frontera con México, el domingo en la CBS.

Lankford también rechazó las afirmaciones de que el acuerdo daría un permiso general a los inmigrantes para ingresar a Estados Unidos y dijo que el proyecto de ley no es una “traición” como Trump ha dicho a sus partidarios.

Mientras tanto, Trump dice que los republicanos no deberían aceptar ningún tipo de compromiso y que un proyecto de ley no es necesario, mientras que Johnson ha criticado el acuerdo.

En una conferencia de prensa reciente, Johnson negó haber presionado para anular el acuerdo fronterizo del Senado para ayudar a Trump en la campaña electoral, pero el portavoz dijo que había hablado con Trump “detenidamente”.

“He hablado extensamente con el expresidente Trump sobre este tema y él entiende que tenemos una responsabilidad que cumplir aquí”, dijo Johnson a CNN.

Una propuesta que según activistas de VOCES, más que eso es un juego político. “Es una tristeza que a nuestras familias la usen de esta manera porque ellos están huyendo de sufrimiento y hasta muerte”, comentó Primitivo Torres.

Comparte este artículo: