Please note: Over-the-air viewers in Milwaukee need to re-scan televisions on Friday, October 18 to continue to receive CBS58, WMLW, MeTV, Telemundo Wisconsin, Heroes & Icons, Bounce, Decades, Start TV, Movies! and most other local channels. Those viewers unable to currently receive these stations over-the-air should see improved reception on October 18. Cable and satellite viewers are not impacted.

Further information on the re-scan can be found at:
https://www.cbs58.com/rescan

Línea Directa: 414-777-5818 | TuVoz@telemundowi.com
Patrocinado Por:

Sexo, drogas y fútbol: el documental de Diego Maradona habla sobre sus años en el Nápoles

Por dzaratsian

Cannes, Francia (CNN) — Un hijo no reconocido, fotografías con la mafia y grandes fiestas con cocaína: es increíble que Diego Maradona haya tenido tiempo de convertirse en el mejor futbolista de su generación.

Y sin embargo, durante sus siete años en Napoli, Maradona catapultó a un equipo no reconocido a convertirse en campeón de la liga italiana —dos veces—, ganó la Copa del Mundo con Argentina y estuvo a punto de defender el título.

“El chico de Oro” recolectó botas de oro como juguetes de cajas de cereales; anotó posiblemente los goles más famosos e infames del deporte en el mismo juego. Para muchos napolitanos y argentinos, Maradona era dios.

Pero o mueres como un héroe o vives lo suficiente como para verte convertido en un villano. Este fue el caso cuando la vida personal de Maradona pasó a eclipsar sus hazañas en el campo. Ahora, después de décadas de mantener al mundo a raya, el argentino ha decidido hablar públicamente para dar su versión sobre una narrativa que se ha establecido en la memoria del público.

La cinta debutó en el Festival de Cine de Cannes. Es del documentalista británico ganador de un Oscar, Asif Kapadia, quien hizo un retrato impactante, y sorprendentemente tierno, de la estrella que sube y baja como un yo-yo celestial, siguiendo el turbulento hechizo del argentino en el sur de Italia.

Confesional

Visualmente, la película está compuesta en su totalidad por imágenes de archivo, gran parte de ellas tomadas de un tesoro de archivo de 500 horas de grabación en los años 80 para un documental no realizado encargado por el exagente de Maradona, Jorge Cyterszpiler. Sin embargo, es el extenso acceso de Kapadia al propio futbolista lo que genera sus revelaciones.

Maradona, famoso caprichoso, se relaja en la voz en off grabada por Kapadia en su casa. El cuadro que se muestra en el filme es de un hombre que busca la ecuanimidad, luchando aún por encontrar la paz con una vida vivida imprudentemente y sin disculparse.

El periodista argentino Daniel Arcucci, el director británico Asif Kapadia y el exentrenador de Maradona, Fernando Signorini, posan durante la presentación del documental Diego Maradona en la 72 edición del Festival de Cine de Cannes.

“En las entrevistas que tuvo Asif con Diego, logró declaraciones que yo como periodista nunca había logrado, por ejemplo, después de seguirlo treinta años”, le dijo a CNN Sport el amigo y biógrafo de Maradona, Daniel Arcucci. Y según él, el futbolista habló de todo “de una manera tan cruda, que nunca lo esperé de él”.

Las entrevistas de Kapadia ponen al cineasta en un nuevo territorio: sus dos sujetos anteriores, Ayrton Senna y Amy Winehouse, murieron antes de que comenzara la producción cinematográfica. “Tenía la esperanza de recordar un poco su vida y poder presentársela mientras él todavía está vivo”, dijo el director, “para que vuelva a evaluar ciertas decisiones que tomó”.

Nacido en 1960 en la zona de Villa Fiorito de Buenos Aires, Maradona era un “niño pequeño negro de los barrios marginales”, en palabras de su exentrenador de acondicionamiento físico Fernando Signorini.

El fútbol, dice Maradona, “era mi salvación”, que lo sacó a él ya su familia de la pobreza cuando ascendió en las filas de Argentinos Junior y Boca Juniors, antes de irse a Barcelona por una tarifa de transferencia que logró un récord mundial en 1982.

Después de una lesión y en dos temporadas de enfermedades “no había otro equipo en el mundo que me comprara”, dice Maradona. Pero entró Napoli en escena, el pariente que lucha en la familia italiana. Como lo dijo un gracioso presentador de noticias, “la ciudad más pobre de Italia compra al jugador más caro del mundo”.

Maradona con sus padres en la playa.

La Camorra, la mafia napolitana

Nápoles y Maradona tenían una afinidad natural; el jugador describe a los napolitanos como los “africanos” de Italia. Ambos eran escandalosos y alimentados por la adversidad, ambos apasionados, tal vez demasiado.

“No era un santo”, dice Maradona, reflexionando sobre su infidelidad. Mientras su fútbol deslumbraba en la Copa Mundial de 1986 en México, su amante Cristiana Sinagra estaba en Italia, embarazada de Diego Armando Maradona Sinagra. (Durante años, el futbolista se negó a reconocer la paternidad y no se encontró con su hijo hasta 2003).

El documental también muestra las veces en que Maradona entró en contacto con la Camorra, la mafia napolitana, mostrando a Kapadia con fotografías del futbolista sonriendo junto a miembros del sindicato del crimen.

El representante de Maradona, Stefano Ceci, le dijo a CNN Sport por correo electrónico que podía “confirmar categóricamente que el señor Diego Maradona no está involucrado con la Camorra napolitana” y que el exjugador “nunca ha sido condenado por un tribunal por apoyar a los miembros de la Camorra”.

Las fotografías, explicó el representante, se tomaron en un momento en que “Diego era la persona más inaccesible en Nápoles” y que, como fanáticos de Nápoles, “la familia más poderosa de la Camorra en Nápoles … en varias ocasiones buscó una sesión de fotos con Maradona y lo invitaron a varias fiestas de cumpleaños de su familia”.

Maradona, uno de los jugadores más brillantes de la historia del Nápoli.

Paralelo al genio en el campo que era Maradona, el alcohol y las drogas fluían. “Un golpe y me sentí como Superman”, recuerda Maradona de su primera experiencia con la cocaína en Barcelona.

Como jugador de Napoli en el apogeo de su adicción, Maradona cuenta que hacía fiestas de domingo a miércoles, pero regresaba a su casa y se encerraba en el baño para esconderse de sus hijas, que eran unas niñas pequeñas para entonces.

‘Lucifer vive en Nápoles’

Pero la corona se le fue al príncipe de Nápoles cuando rompió los corazones de los italianos cuando anotó para Argentina en la tanda de penales de la semifinal que derrotó a los anfitriones en la Copa Mundial de 1990. Un medio italiano publicó una historia que decía: “Lucifer vive en Nápoles”. Entre tanto, un miembro de los hinchas Napoli Utlras, confiesa en la película: “Todavía estoy molesto con Diego”.

La caída fue rápida; el jugador se quedó aislado mientras la prensa ponía en marcha los problemas de adicción de Maradona.

Una inhabilidad de 15 meses del fútbol siguió tras una prueba de drogas fallida. Su carrera no había terminado —¿quién puede olvidar el impresionante lanzamiento del centrocampista contra Grecia en la Copa Mundial de 1994 antes de fallar en otra prueba de drogas?— pero Maradona nunca recuperó su forma en la cancha.

“Lo usaron de alguna manera”, dijo Signorini a CNN, quien hace una distinción entre el amable “Diego” que conocía y “Maradona”, una persona construida como armadura contra un mundo curioso.

“Es (como) que estás abriendo un camino en la jungla: el primero es el que tendrá que enfrentar todos los peligros, luego para otros el camino ya está abierto”, agregó.

Futuros futbolistas han aprendido de la advertencia de Maradona, según Signorini, pero para el argentino “nadie podría ayudarlo en este viaje”. El tono melancólico de muchos de los entrevistados sugiere que desearían haberlo ayudado.

Maradona escuchando discos en su casa.

Hay más tristeza en la película de Kapadia de lo que se anticipó, y Maradona está disponible para comentar sobre lo que sucedía detrás de la expresión a menudo triste de su yo más joven.

“Al final (de las sesiones de entrevista) estaba haciendo preguntas bastante difíciles”, dijo Kapadia. “Intentaba desviarse, irse y darte algo completamente distinto”.

Finalmente, se formó un respeto a regañadientes, agregó, y Maradona le dijo al director: “Al menos tienes el descaro de hacerme esas preguntas a la cara, no como la mayoría de los periodistas que lo hacen cuando no estoy mirando”.

8 momento en que salió esta nota, Maradona todavía no había visto el documental, dijo Kapadia. Las esperanzas de que asistiera a la proyección de la gala en Cannes se vieron frustradas por una lesión en el hombro que lo mantuvo en México, donde dirige a Dorados de Sinaloa de la segunda división.

Dejando de lado las lesiones en el hombro, la película de Kapadia argumenta que a los 58 años, quizás algunas de las heridas internas de Maradona hayan comenzado a sanar. La posdata de la película sugiere, según los estándares del futbolista, que ha emprendido una tarea en los últimos años.

Entonces, ¿Maradona está ahora en paz consigo mismo? “Eso espero”, dijo el director.

The-CNN-Wire™ & © 2018 Cable News Network, Inc., a Time Warner Company. Todos los derechos reservados.

Comparte este artículo: