Soldados colombianos confiesan haber abusado sexualmente de una niña indígena, asegura el fiscal general

Por Luis Ernesto Quintana Barney

(CNN) — Siete soldados colombianos fueron arrestados el jueves después de confesar los cargos de abuso sexual de una niña de 12 años del grupo indígena Embera Katío, en el departamento de Risaralda, indicó el fiscal general del país. La unidad del Ejército había sido desplegada allí para hacer cumplir las medidas de confinamiento en un esfuerzo por reducir la propagación del coronavirus.

Los soldados confesaron “relaciones sexuales abusivas agravadas con una menor de 14 años”, según un comunicado de la Fiscalía publicado el jueves y actualmente esperan un juicio civil.

El líder de la comunidad Embera Katio, Juan de Dios Queragama, señaló en un comunicado que el presunto incidente ocurrió el domingo pasado y que los trabajadores de derechos humanos le habían informado al respecto.

“Parece que algunos amigos de (el asentamiento rural de) Santa Cecilia la encontraron, debido a que su madre la estaba buscando porque se había perdido”.

MIRA: Fiscalía de Colombia legaliza captura de militares involucrados en caso de abuso sexual contra niña indígena, que aceptaron cargos

Cuando fue a buscarla, encontró a la niña en su escuela. En el momento en que la recogieron, ella no podía caminar. La llevaron directamente al hospital y desde el ahí a servicios forenses”, dijo Queragama a la cadena RCN el miércoles. El viernes, todavía estaba en el hospital.

La víctima, su familia y el grupo indígena reciben actualmente Asistencia legal y psicológica de la Organización de Naciones Indígenas de Colombia (ONIC), informó la portavoz Silsa Arias a CNN el jueves.

“Su estado de salud es muy grave”, le comentó a CNN el jueves el asesor principal de ONIC, Luis Fernando Arias, que reveló además que la niña de 12 años “fue secuestrada y violada por un período de 17 horas”.

El caso coincide con un punto de inflexión en el enfoque del gobierno colombiano sobre la violencia sexual: el 18 de junio, el Congreso aprobó una reforma que ampliaría las posibles penas para los delincuentes sexuales a cadena perpetua en la cárcel.

Aunque la medida aún no se ha promulgado, el presidente de Colombia Iván Duque dijo que todo su peso podría imponerse si los siete soldados son declarados culpables. “Si tenemos que inaugurar la pena de cadena perpetua con ellos, lo haremos con ellos. Y vamos a usarla para que estos bandidos y sinvergüenzas reciban una lección”, afirmó Duque el miércoles.

Reclamos similares llegaron del Ministerio de Defensa y del fiscal general, que el jueves dijeron que los soldados habían deshonrado sus uniformes y la dignidad de Colombia.

La violencia sexual es una pandemia propia en Colombia y la región circundante. Según el Índice de Desarrollo Humano de la ONU de 2019, una de cada tres mujeres colombianas dice haber sido víctima de violencia sexual. Más del 40% de las mujeres ecuatorianas y el 58% de las mujeres bolivianas dicen lo mismo.

MÁS: Investigan en Colombia presunto abuso sexual de militares a niña indígena

En Colombia, la mayoría de esta violencia se dirige a menores: según las cifras recopiladas por la Fundación Colombiana de Femicidios, 8.532 mujeres y niñas informaron que habían experimentado violencia sexual en los primeros cinco meses de este año, más de 5.800 eran menores de 18 años.

Esas cifras son consistentes con el número de casos recogidos en lo que va del año por el Instituto Nacional de Medicina Legal de Colombia: de 7.544 exámenes médicos realizados en todo el país desde enero para determinar si se cometió violencia sexual, 6.479 se practicaron en menores.

Y estos son solo cifras de casos que terminan siendo reportados. Colombia tiene una historia de violencia sexual poco reportada, según organizaciones de derechos de las mujeres, que advierten que este año la realidad de lo que sucede dentro de los hogares confinados podría ser mucho peor.

“Confianza rota”

Pero el juicio podría marcar el comienzo de una nueva era en Colombia: a pesar de la controversia, la votación en el Congreso la semana pasada para endurecer el castigo del abuso sexual fue ampliamente vista como un éxito en la lucha contra la violencia sexual. Hasta ahora, la constitución colombiana no incluye la cadena perpetua como pena por ningún delito. Cuando llegó la votación, más de 30 representantes del Congreso salieron del salón para señalar su oposición a la reforma.

La reacción inicial al caso en los niveles más altos del gobierno también puede indicar un cambio. Durante más de cincuenta años de lucha contra guerrilleros y narcotraficantes, el ejército colombiano ha sido acusado repetidamente de silenciar crímenes cometidos por soldados.

Muchos temían que el caso de los soldados en Risaralda sería barrido bajo la alfombra sin resolución, pero las autoridades dentro y fuera del mundo militar han reconocido públicamente las acusaciones.

Mientras los siete soldados esperan su día en la corte, la ONIC exige que sean juzgados bajo la ley indígena, argumentando que es su jurisdicción ya que el presunto delito fue contra una persona indígena, en tierras indígenas.

“Este acto rompe la confianza de los grupos indígenas de Colombia en todas las fuerzas armadas del país. Se suponía que los soldados debían estar aquí para proteger a la gente de la pandemia”, dijo Luis Fernando Arias.

“Son peores que la pandemia”.

The-CNN-Wire™ & © 2018 Cable News Network, Inc., a Time Warner Company. Todos los derechos reservados.

Comparte este artículo:
 
Are you sure you want to delete this comment?
Close
Are you sure you want to delete this comment?