Un hombre de Milwaukee muere de 80 disparos cerca de la 19ª y Lincoln; se acusa al sospechoso

MILWAUKEE (TELEMUNDO WI) - Un hombre de Milwaukee es acusado de homicidio después de que los fiscales dicen que disparó a un hombre 80 veces, matándolo.

El tiroteo ocurrió en las primeras horas de la mañana del 15 de mayo, cerca de la 19ª y Lincoln.

Según una denuncia penal, un testigo informó que vio a un sospechoso correr hacia un vehículo y comenzar a disparar contra él, primero en un lado y luego en el siguiente. Otro testigo dijo a los investigadores que vio al sospechoso disparar al vehículo y recargar un segundo cargador entre algunos de los disparos.

La denuncia dice que una víctima, identificada como Juan Estela Ortiz, de 28 años, murió a causa de 80 heridas de bala.

Los investigadores observaron al menos 42 impactos de bala en el coche y recuperaron 48 casquillos de 9 mm alrededor del vehículo. Señalaron que el número de impactos de bala era sólo un mínimo.

Según la denuncia, los investigadores revisaron las imágenes de vigilancia de la noche del tiroteo que mostraban un Ford Ranger granate dando vueltas a la manzana. Se vio a un sospechoso que venía en dirección a la camioneta y se acercó a la víctima. Alrededor de la misma hora, el sistema Shotspotter detectó una cantidad significativa de disparos en el mismo lugar.

El 1 de junio, la policía observó el mismo Ford Ranger granate en una gasolinera cerca de la 12ª y Lincoln. Las autoridades dicen que el conductor -identificado como José Dávila-Gali- pareció darse cuenta de que los agentes le observaban. Los oficiales dicen que Dávila-Gali se alejó en el Ford Ranger a gran velocidad y los oficiales lo siguieron.

Según la denuncia, los agentes intentaron alcanzar el Ford para realizar una parada de tráfico, pero Dávila-Gali condujo de forma errática saltándose las señales de stop y aumentando la velocidad. Se produjo una persecución que duró unos tres kilómetros. Durante la persecución, las autoridades dicen que Dávila-Gali ignoró un total de 12 señales de alto diferentes, una luz roja, y casi golpeó a tres peatones.

Cerca de la 17ª y Becher, la denuncia dice que la persecución llegó a su fin. Dávila-Gali se rindió y fue detenido, así como su pasajera embarazada en el asiento delantero.

Los investigadores dicen que tras la persecución, el pasajero del asiento delantero se alejó hacia un garaje llevando una manta, y luego se agachó. La pasajera, según la denuncia, admitió que tenía un arma de fuego en su bolso que había colocado encima de la manta. Se encontró una pistola G3 9X19, junto con un cargador extendido que contenía 33 cartuchos sin disparar. También se descubrió que el Ford había sido robado el 7 de mayo.

Los fiscales dicen que las pruebas balísticas determinaron que la pistola de 9 mm. coincidía con los casquillos de las 48 recuperadas en el lugar del tiroteo.

Dávila-Gali fue entrevistado y los fiscales dicen que admitió que había estado conduciendo el Ford Ranger, afirmando que en el momento de la persecución estaba llevando a su mujer embarazada a comer algo cuando se dio cuenta de que la policía le seguía, por lo que "se asustó" y huyó. Dávila-Gali dijo a los investigadores que se dio cuenta en ese momento de que había una pistola bajo el asiento.

La denuncia dice que los investigadores registraron el teléfono móvil del pasajero, así como otro teléfono recuperado del camión. Los teléfonos supuestamente contenían fotos y vídeos de Dávila-Gali con el arma dentro del camión, así como el camión en un garaje el día después de que se denunciara su robo.

Según la denuncia, Dávila-Gali afirmó que nunca había conducido el camión antes, y que no sabía que era robado, pero que tuvo que arrancarlo con un destornillador.

Los fiscales dicen que Dávila-Gali primero afirmó que alguien le prestó el Ford para hacer pequeñas reparaciones en las luces y lavarlo. Más tarde, según la denuncia, un hombre al que sólo conocía por su nombre de pila se reunió con él el 14 de mayo y le pidió que le prestara su camioneta y su arma de fuego, que le dio al hombre. Dávila-Gali afirmó supuestamente que el hombre le devolvió la camioneta y el arma de fuego el 15 de mayo, "quizá por la mañana".

Dávila-Gali ha sido acusado de un cargo de homicidio doloso en primer grado. Hizo su primera comparecencia ante el tribunal el 7 de junio, donde un juez fijó su fianza en 750.000 dólares.

Deberá volver al tribunal para una audiencia preliminar el 16 de junio.

Comparte este artículo:
Are you sure you want to delete this comment?
Close
Are you sure you want to delete this comment?