3 adolescentes de Milwaukee son acusados de disparar a un detective de la policía en Shake Shack

MILWAUKEE (TELEMUNDO WI) -- Tres adolescentes de Milwaukee han sido acusados formalmente en relación con un tiroteo en Shake Shack en el Third Ward.

El incidente ocurrió el viernes, 14 de enero. Se derivó de un intento de robo de auto de un conductor de DoorDash.

La conductora dice que estaba recogiendo un pedido y tenía su auto estacionado en el lado sur del Shake Shack en ese momento. Sus hijos tenían que usar el baño, así que la conductora del reparto entró para preguntar si podían usar las instalaciones. Fue entonces cuando el personal le alertó de que alguien había cogido algo de su coche.

La denuncia penal afirma que la conductora se dio la vuelta y vio a un hombre que salía corriendo de su coche y se metía en un coche plateado parado en el cruce. La documentación indica que esta persona se subió al asiento del pasajero delantero del coche y luego el vehículo giró hacia el norte por la calle Water. La conductora salió entonces a ver cómo estaban sus hijos y vio un iPhone con una funda negra en el suelo junto al parachoques delantero del conductor de su coche. Recogió el teléfono y volvió a entrar en el Shake Shack para llamar a la policía. Según la denuncia, el teléfono que cogió sonó varias veces y lo guardó en el bolsillo de su abrigo.

La denuncia indica que uno de los sospechosos entró en el Shake Shack, se dirigió al repartidor y le exigió el teléfono móvil. También afirma que el sospechoso agarró a la repartidora, la empujó contra la pared y le quitó el teléfono. El sospechoso la abrazó y trató de levantarla para tirarla al suelo. Fue entonces cuando intervino un detective de Milwaukee que estaba fuera de servicio. La denuncia penal afirma que el detective luchó con el sospechoso hasta tirarlo al suelo y se puso encima de él. Los testigos dicen que vieron que el sospechoso se llevaba la mano a la cintura. La conductora del reparto empezó a correr y escuchó dos disparos, una pausa y luego otros tres disparos.

La repartidora salió de la trastienda del restaurante para ver cómo estaban sus hijos y vio al agente disparado en el suelo. La denuncia penal afirma que el agente repitió la matrícula y mencionó que era una matrícula de otro estado. El repartidor dice que el agente le dijo al primero que respondió el número de la matrícula y que disparó a través del cristal. La hija del repartidor mencionó que el sospechoso perdió una sandalia mientras corría.

Los acusados son Keason Ellis-Brown, de 19 años, que no está detenido, Diontae Hayes, de 18 años, y Timonte Karroll-Robinson, de 17 años.

Ellis-Brown se enfrenta a lo siguiente

  • Intento de homicidio intencionado en primer grado (uso de un arma peligrosa)
  • Imprudencia en segundo grado por poner en peligro la seguridad, uso de un arma peligrosa
  • Intentar operar un vehículo de motor sin el consentimiento del propietario
  • Conducir u operar un vehículo sin el consentimiento del propietario
  • Llevar un arma oculta
  • Saltarse la fianza

Karroll-Robinson se enfrenta a lo siguiente:

  • Conducir u operar un vehículo sin el consentimiento del propietario
  • Intentar conducir un vehículo de motor sin el consentimiento del propietario
  • Albergar o ayudar a un delincuente
  • Huir o eludir a un agente
  • Poner en peligro la seguridad de forma imprudente en segundo grado
  • Obstaculizar a un agente

Hayes se enfrenta a lo siguiente:

  • Conducir u operar un vehículo sin el consentimiento del propietario
  • Intentar operar un vehículo de motor sin el consentimiento del propietario
  • Albergar o ayudar a un delincuente
  • Salto de fianza (dos cargos)
  • Obstrucción a un agente

Según la denuncia penal, la conductora del reparto dijo que estaba recogiendo comida en el Shake Shack y que tenía a sus hijos dentro del coche. Fue alertada por el personal de que alguien estaba sacando algo de su coche.

Sus hijos, según la denuncia, dicen que un sospechoso se había metido en el coche, miró hacia atrás y los vio y salió. La conductora de DoorDash encontró un teléfono en el suelo, cerca de la rueda de su coche, y lo recogió.

Los investigadores dicen que volvió a entrar en el Shake Shack y el teléfono estaba sonando. Finalmente, uno de los sospechosos, ahora identificado como Ellis-Brown, le exigió el móvil e intentó tirarla al suelo.

Fue entonces cuando, según las autoridades, intervino un detective del Departamento de Policía de Milwaukee que estaba fuera de servicio. Los testigos vieron cómo el sospechoso se llevaba la mano a la cintura y la conductora del reparto dijo que había oído disparos.

Comparte este artículo:
Are you sure you want to delete this comment?
Close
Are you sure you want to delete this comment?