Línea Directa: 414-777-5818 | TuVoz@telemundowi.com
Patrocinado Por:

El artista disidente Ai Weiwei dice que el virus únicamente ha fortalecido el “estado policial” de China

Por Mariana Toro

(CNN) — A medida que el mundo se enfrenta a medidas de bloqueo sin precedentes, Ai Weiwei se encuentra en un territorio familiar. El artista pasó casi tres meses en una habitación diminuta mientras fue detenido por las autoridades en China en 2011.

Luego fue acusado de evasión de impuestos, un cargo ampliamente interpretado como castigo por su activismo político. Después de su liberación, el pasaporte de Ai fue confiscado y fue puesto bajo estrecha vigilancia en Beijing.

En Cambridge, Inglaterra, donde ahora reside el disidente de 62 años, el autoaislamiento ha provocado sentimientos de soledad similares. “Tú (te sientes) disociado, estás funcionando mal y no estás seguro de tu propio futuro… estás tratando de imaginar comportarte en relación con los demás”, dijo, por teléfono, sobre las restricciones implementadas para contener el coronavirus.

Instalación “S.A.C.R.E.D” de Ai Weiwei en el museo de Dusseldorf, Alemania, en mayo de 2019.

Ai ha criticado el manejo del brote en China, que se identificó por primera vez en la ciudad de Wuhan y desde entonces se ha extendido a más de 210 países y territorios, infectando a más de 2,5 millones de personas. En un artículo de opinión reciente para The Art Newspaper, argumentó que las tácticas de contención del Partido Comunista han demostrado la “efectividad de las reglas autoritarias”, mientras que la incapacidad de otros países para controlar la pandemia ha expuesto las “desventajas y malas prácticas de las sociedades libres y democráticas”.

Tales comentarios son consistentes con su evaluación más amplia de los poderes de largo alcance del Estado chino. Muchos problemas planteados por la pandemia, desde la censura hasta la vigilancia, son temas que Ai ha pasado años explorando.

Control de la narrativa

En las últimas semanas, se ha dicho mucho sobre los supuestos esfuerzos de China para ocultar el brote inicial del virus, una acusación que Beijing niega firmemente.

Según Ai, la entrega selectiva de información de China desde el principio dio una “posibilidad para que el virus se propagara”. Sin embargo, comprender las motivaciones de China es tan importante para Ai como el supuesto encubrimiento o la sugerencia de que los números de infección y las muertes del país no se han informado suficientemente.

“La culpa de Occidente es muy superficial”, dijo Ai. “Ellos (en Occidente) solo hablan de que China prácticamente no divulga información. Pero nunca preguntan, ‘¿Por qué?'”.

Como Ai lo ve, China no funcionaría como un Estado sin el “control y manipulación” de la información.

“Para China, todo es para uso político. Y tienen una razón clara para dar los números que desean, o para limitar o cambiar o distorsionar la llamada verdad”, dijo Ai.

LEE: A medida que China vuelve al trabajo, muchos se preguntan si se puede confiar en la recuperación del país frente al coronavirus

“Un número no significa nada para ellos”, dijo, y agregó que hay poco reconocimiento de los individuos y las “almas profundas” que componen el número de muertos. “En muchos casos en China, ni siquiera obtienes los nombres reales o cuántas personas. Están completamente perdidos porque el Estado quiere (preservar) su propia imagen”.

Cuestionar las cuentas oficiales no es un terreno nuevo para Ai. Después del terremoto de Sichuan en 2008, que se cree que mató a casi 90.000 personas en el oeste de China, Ai estableció un equipo para identificar a sus víctimas más jóvenes al reunirse con sus padres y registrar sus nombres, fechas de nacimiento y las escuelas a las que asistieron. El Gobierno había intentado censurarlo.

Al menos 5.000 niños murieron, muchos de ellos aplastados bajo el peso de edificios de mala calidad. En su obra de arte de 2009 “Recordando”, Ai arregló las mochilas de 9.000 estudiantes para que se leyera: “Todo lo que quiero es dejar que el mundo recuerde que había vivido feliz durante siete años”, una línea de una carta que le escribió la madre de la víctima.

“Recordando” de Ai Weiwei. Vista de la instalación en Haus der Kunst en Munich, 2009.

Según Ai, la historia está destinada a repetirse en China si el Gobierno no admite errores pasados.

“China nunca aprenderá. No importa a qué tipo de desastre se enfrenten. Lo único que aprenden es qué tan bien usan este poder autoritario para manipular la historia. Ese tipo de arrogancia y éxito los llevará a otra crisis”.

“Es una pena. Es obvio que tienen que cambiar su comportamiento y aprender a ser más científicos y confiar en su propia gente, pero simplemente, no hay confianza en China entre los líderes y su propia gente, entre las personas mismas y entre la comprensión individual de la situación actual y (su) propio futuro”.

El mantenimiento del control estatal puede haberse hecho mucho más fácil. Durante la pandemia, las autoridades de China desarrollaron un sistema de “código de salud” basado en colores diseñado para rastrear los movimientos de las personas y frenar la propagación del virus. Utilizando tecnología móvil y big data, se asignaron códigos QR digitales únicos a cientos de millones de ciudadanos, indicando su estado de salud y dándoles acceso (o prohibiéndoles) el transporte público, restaurantes y centros comerciales.

Como resultado, Ai cree el virus solo ha fortalecido lo que él llama el “estado policial”, permitiendo que el Gobierno continúe recolectando datos y construyendo una comprensión más profunda de sus ciudadanos. “China tiene 1.400 millones personas y un solo poder. Realmente tienen que mantener este tipo de poder conociéndolos a todos: lo que piensan y su comportamiento”.

Crear arte

Ai comenzó a monitorear el brote inicial del virus en Wuhan, donde viven algunos de sus familiares y amigos –en enero, trabajando remotamente con equipos locales para filmar lo que estaba sucediendo en el territorio y en los hospitales.

Esas fueron sus noches. Sus días los pasó dirigiendo ensayos de vestuario de “Turandot” de Puccini para la ópera de Roma, el Teatro dell’Opera di Roma. La interpretación de Ai del libreto de principios del siglo XX ya se basó en temas contemporáneos cercanos a su corazón: la crisis mundial de refugiados y las protestas a favor de la democracia en Hong Kong. La crisis de covid-19 fue una adición tardía, una etapa completa de los actores debían aparecer en la última escena vestidos con ropa médica.

LEE: Ai Weiwei, el artista chino y provocador político que defiende a los refugiados e inmigrantes (2019)

Dos actores en los ensayos de “Turandot” a comienzos de marzo de 2020.

Inicialmente cuestionó la idea, preguntándose si las referencias al virus “tendrían sentido”.

Resulta que fue profético. La noche de estreno de la producción fue pospuesta solo unas semanas después, ya que el número de casos explotó en Italia a principios de marzo. “Me sorprendió”, dijo. “No porque tuvimos que detener la ópera, sino porque mi obra de arte, que había estado preparando durante más de un año, había chocado con la realidad”.

Esa realidad se ha vuelto cada vez más sombría, con el número de muertes globales del virus llegando a más de 177.000. Muchas de esas muertes se experimentan solas, en salas de aislamiento hospitalario lejos de familiares o amigos.

La idea de que tanta gente esté ausente para el “último vistazo o la última oración de sus seres queridos antes de abandonar este planeta”, entristece profundamente al artista.

“Soy como otra persona, totalmente perdido”, dijo. Ha reflexionado sobre el papel del arte durante este tiempo.

“Incluso en términos de buena escritura, pensamiento filosófico o una buena imagen realmente no se puede comparar o hacer frente al profundo dolor, la tristeza y la decepción de nuestra situación actual, o incluso nuestra comprensión sobre el futuro”.

Entonces, por ahora, se mantiene ocupado planificando documentales, escribiendo argumentos y realizando entrevistas. Y, en ocasiones, “la forma saldrá”, como en una caminata reciente en Cambridge, cuando encontró un tronco tendido en un parche de hierba.

Lo llevó a su casa y, junto con su hijo, talló un rollo de papel higiénico de madera.

The-CNN-Wire™ & © 2018 Cable News Network, Inc., a Time Warner Company. Todos los derechos reservados.

Comparte este artículo: