Línea Directa: 414-777-5818 | TuVoz@telemundowi.com
Patrocinado Por:

Japón ofrece ayuda financiera a las trabajadoras sexuales. Pero dicen que no es suficiente para sobrevivir a la pandemia

Por Mariana Toro

(CNN) — Mika está preocupada. Como trabajadora sexual en Japón, solía ver a tres o cuatro clientes por día, luego la pandemia de coronavirus golpeó. Ahora, con la gente quedándose en casa y evitando el contacto cercano, ella no tiene clientes ni dinero.

Sin ahorros u otras fuentes de ingresos, Mika dice que vive de dinero prestado. Ha tratado de encontrar otros trabajos, pero nadie está contratando en medio de una crisis económica. A este ritmo, es posible que no pueda pagar el alquiler o cubrir las necesidades básicas, y mucho menos pagar la deuda que ha contraído recientemente.

“Me preocupa si tendré un lugar para vivir o si puedo encontrar un trabajo para obtener dinero para vivir”, dijo, usando un seudónimo para proteger su privacidad. “Me preocupa (mi salud), por supuesto, pero ahora me preocupo más por cómo sobrevivir”.

Las trabajadoras sexuales en todo Japón han sido duramente afectadas por cierres y restricciones debido a la pandemia. Todo el país se encuentra en estado de emergencia, con muchos negocios ordenados a cerrar sus puertas y se recomienda a las personas que no salgan.

Ahora hay al menos 10.797 casos en todo el país y 236 muertes, según la Universidad Johns Hopkins.

Para suavizar el golpe económico, el Gobierno central ha lanzado un paquete de estímulo masivo por valor de 108 billones de yenes japoneses (alrededor de 989.000 millones de dólares). Después de cierta controversia, las trabajadoras sexuales son elegibles para solicitar ayuda, bajo ciertas condiciones, una medida que algunos activistas han aclamado como una señal de progreso para una industria que ha sufrido un estigma social.

Pero para muchas trabajadoras sexuales, el paquete ofrece poca tranquilidad, y sus reglas de elegibilidad parecen opacas y restrictivas. Algunas no están seguras de cómo solicitar beneficios sin exponerse efectivamente.

“(El Gobierno) no ha dicho claramente que ayudará a todo el mundo”, dijo Mika. “Hay muchas personas que no pueden comer ni sobrevivir sin trabajar”.

MIRA: Japón se suma a las críticas contra la Organización Mundial de la Salud

La lucha por la inclusión

La prostitución, o el intercambio de relaciones sexuales por dinero, está criminalizada en Japón, pero otros tipos de trabajo sexual son legales. La industria del sexo en Japón genera aproximadamente 24.000 millones de dólares al año, según Havocscope, una organización de investigación del mercado negro global.

Mika trabaja en la industria de “salud a domicilio” legalmente permitida, un eufemismo para servicios de acompañantes que no llegan a tener relaciones sexuales. Otra forma popular de trabajo sexual legal es la “salud a la moda”, que ofrece servicios como sexo oral en salones de masajes.

Cuando el gobierno japonés comenzó a elaborar el paquete de ayuda, excluyó legalmente a aquellos en las industrias del entretenimiento y el sexo para adultos, lo que generó críticas de activistas y miembros de la oposición, que calificaron la exclusión de “discriminación laboral”.

Kabukicho, área de entretenimiento para adultos en Tokio, el 7 de abril.

“No excluyan a las trabajadoras sexuales de recibir dinero de apoyo. Queremos que las trabajadoras sexuales y sus hijos estén protegidos, al igual que otras trabajadoras y sus hijos”, dijo la organización de defensa japonesa Sex Work And Sexual Health (SWASH) en una carta al Gobierno el 2 de abril.

Los funcionarios revocaron la medida, anunciando varios días después que el plan propuesto incluiría a aquellas que trabajan legalmente en la industria del sexo. Según las directrices redactadas, las agencias de trabajo sexual y los empleadores podrían recibir subsidios para aquellos que tienen que quedarse en casa para cuidar a los niños durante el cierre de la escuela. Las trabajadoras sexuales también podrían solicitar efectivo, disponible para personas que han perdido ingresos debido al coronavirus.

Sin embargo, la medida continúa polarizando la opinión pública en Japón, donde las actitudes hacia el sexo y el trabajo sexual tienden a inclinarse hacia socialmente conservadoras, con algunas figuras públicas, incluidos artistas de televisión conocidos, que protestan por el uso del dinero de los contribuyentes para apoyar a las trabajadoras sexuales.

En respuesta, el hashtag #NightWorkIsAlsoWork –“trabajo nocturno” es un eufemismo para el trabajo sexual– se ha vuelto viral en las redes sociales.

En una de estas publicaciones etiquetadas, una usuaria no verificada de Twitter dijo que solo habían ingresado a la industria para pagar los préstamos estudiantiles. El tuit, que obtuvo 9.000 me gusta y 3.800 retuits, argumentó que no pedían ayuda para disfrutar de lujos como comer carne de res Wagyu, sino para pagar los costos mínimos de alimentos, alquiler y servicios públicos.

“Me pregunto cuándo este país comenzó a clasificar la vida de las personas”, decía otro tuit. “¿Abandonas a las madres solteras que trabajan en el negocio nocturno y a las personas que necesitan trabajar para ganarse la vida? Dejen de ser prejuiciosos, dejen de discriminar en función del trabajo de las personas, dejen de ser misóginos”.

Trabajadoras sexuales: “Estoy estancada”

Muchas trabajadoras sexuales también dicen que las reglas del Gobierno para la ayuda financiera y la elegibilidad son confusas y difíciles de navegar.

Por ejemplo, dijo Mika, no está claro si la medida solo está disponible para aquellas que han perdido una cierta cantidad de sus ingresos, o que han sido despedidas de sus trabajos por completo, como los agentes que se relacionan entre los clientes y las trabajadoras sexuales.

Y hay otro problema: el plan requiere que los solicitantes muestren prueba de su salario y pérdida de ingresos, un desafío importante para las trabajadoras sexuales, a quienes a menudo se les paga por debajo de la mesa y cuyos salarios pueden fluctuar.

Zona roja de Tokio luego de que el Gobierno declaró el estado de emergencia.

Muchas trabajadoras sexuales no informan su ocupación o ingresos completos en su declaración de impuestos debido a la naturaleza de su trabajo y al miedo a las repercusiones. Incluso si su trabajo sexual cae dentro de los límites legales, un sentimiento generalizado de vergüenza y estigma significa que muchas personas son reacias a identificarse como trabajadoras sexuales en el registro. Ni siquiera la familia de Mika sabe a qué se dedica.

Y esta falta de documentación podría evitar que reciban ayuda financiera. La alternativa sería admitir omitir información sobre sus impuestos, lo que podría llevar a su propio conjunto de consecuencias.

“No está claro cómo los trabajadores independientes cuyos ingresos no han sido reportados al Gobierno pueden ser aprobados para el estímulo”, dijo Mika. “Quiero solicitarlo, pero no está claro cómo hacerlo. Estoy atrapada”.

El Gobierno central todavía está redactando los términos de su paquete de estímulo. Una enmienda propuesta daría 100.000 yenes (aproximadamente 928 dólares) a cada persona, en lugar de 300.000 yenes (2.785 dólares) a cada hogar que ha perdido ingresos, lo que podría evitar el problema de documentación de Mika.

Ahora debe esperar a que el Gobierno finalice el paquete, que será revisado y deliberado formalmente la próxima semana, y esperar más claridad.

LEE: Los Juegos Olímpicos podrían estar en duda incluso para 2021, dice el presidente ejecutivo de las olimpiadas de Tokio

Las trabajadoras sexuales también están luchando en otros países

Las trabajadoras sexuales en Asia enfrentan dificultades similares, pero en algunos lugares, los gobiernos intervienen para asumir la carga.

Bangladesh es uno de los pocos países asiáticos donde el trabajo sexual y la prostitución son legales, con burdeles sujetos a regulaciones y licencias.

El mes pasado, el Gobierno ordenó el cierre de burdeles en todo el país, incluido el burdel Daulatdia, el más grande del país con hasta 2.000 trabajadoras sexuales. Para disminuir el impacto, a las trabajadoras sexuales en la ciudad se les suspendió el pago de alquiler y cada una recibió de 20 a 30 kilogramos de arroz, según los medios locales y las declaraciones de la policía.

Una trabajadora sexual frente a un burdel en Daulatdia, Bangladesh el 8 de febrero.

En Malasia, donde todo el trabajo sexual sigue siendo ilegal, existen algunas vías de ayuda durante la pandemia. Por ejemplo, el Gobierno ha establecido asignaciones mensuales y alojamiento temporal para las personas sin hogar y desempleadas, muchas de las cuales son trabajadoras sexuales, pero a menudo tienen que ocultar sus ocupaciones para obtener los beneficios.

“El Gobierno no reconoce a las trabajadoras sexuales como trabajo”, dijo Elisha Kor, fundadora de la organización de ayuda comunitaria PKKUM.

Quizá la historia de éxito más positiva hasta ahora ha sido Tailandia.

Aunque el trabajo sexual está criminalizado en el país, la industria todavía genera un estimado de 4.000-6.000 millones de dólares al año, o alrededor del 5-10% del PIB de la nación, dijo Liz Hilton, miembro de la organización tailandesa de defensa de las trabajadoras sexuales Empower Foundation.

Muchas trabajadoras sexuales tailandesas se encontraron sin un lugar de trabajo o clientes después de que el Gobierno cerró bares y otros lugares de entretenimiento para adultos el mes pasado. Se quedaron luchando para calcular el alquiler y los costos de alimentos; en promedio, cada trabajadora sexual sostiene a otras cinco u ocho personas, dijo Hilton.

Es por eso que fue un gran alivio para muchas escuchar que, por primera vez, serían elegibles para beneficios de desempleo y subsidios de asistencia bajo el paquete de ayuda pandémica del Gobierno.

“Pasamos por tsunamis e inundaciones y desastres naturales y nos quedamos fuera cada vez”, dijo Hilton. Pero esta vez, “las trabajadoras sexuales no están siendo excluidas de la ayuda del Gobierno”.

LEE: Asia le dio a Occidente tiempo y advertencias para prepararse contra el coronavirus. ¿Por qué no los aprovechó?

El plan ya se está implementando, y algunas trabajadoras informan que han recibido las donaciones.

También es una victoria simbólica para activistas y defensoras como Hilton, que hacen campaña por mejores protecciones, condiciones de trabajo y aceptación social de las trabajadoras sexuales.

El hecho de que hayan sido incluidas en el paquete muestra “una aceptación de que el trabajo que hacemos es trabajo”, dijo. “Si el trabajo sexual puede reconocerse en una crisis, debe reconocerse fuera de una crisis. No hay vuelta atrás”.

The-CNN-Wire™ & © 2018 Cable News Network, Inc., a Time Warner Company. Todos los derechos reservados.

Comparte este artículo: